Nueva York recordará con una calle a uno de los niños que murió en la matanza de Newtown

  • A petición de los vecinos, se pondrá el nombre de una víctima de la masacre a un área de la calle 41 y Queens Boulevard en Nueva York.
  • Benjamin Wheeler fue uno de las 28 víctimas de la matanza ocurrida el 14 de diciembre de 2012.

Nueva York recordará a Benjamin Wheeler, uno de los veinte niños que murió en el tiroteo perpetrado por Adam Lanzaen Newtown (Connecticut) en diciembre pasado, dedicándole una calle en el barrio en el que nació, Sunnyside (Queens), informó este viernes una fuente oficial.

Únete a nosotros para honrar la vida de Benjamin Wheeler el próximo 7 de septiembre

"Únete a nosotros para honrar la vida de Benjamin Wheeler el próximo 7 de septiembre. La ceremonia tendrá lugar donde Ben vio por primera vez el mundo", dice la convocatoria para la ceremonia que publicó en su cuenta de Twitter el concejal de ese distrito, Jimmy Van Bramer.

A petición de los vecinos del barrio, la sección sur de la calle 41 y Queens Boulevard se renombrará Benjamin Wheeler Place, un área cercana a la casa donde vivió sus primeros meses de vida hasta que su familia se mudó a Newtown cuando él aún era un bebé.

"Hay mucho amor por los Wheelers en nuestra comunidad. Tienen muchos amigos que querían encontrar un modo de recordar a Ben, hablar sobre Ben y celebrar su vida", dijo Van Bramer al diario Daily News, que asegura que los padres del pequeño, Francine y David, mantuvieron un estrecho lazo con esa vecindad.

Benjamin Wheeler fue uno de las víctimas de la matanza ocurrida el 14 de diciembre de 2012, cuando el joven Adam Lanza irrumpió en la escuela primaria de Sandy Hook disparando a quemarropa después de haber matado a su madre en su casa y quitándose la vida una vez llegó la policía al colegio.

Además de Lanza y su madre, en el suceso murieron veinte niños y seis adultos.

La matanza, la segunda más sangrienta de la historia de Estados Unidos después de la de la universidad Virginia Tech en 2007, reabrió en este país el debate sobre la posesión de armas, en el que han participado activamente buena parte de los familiares de las víctimas de ese tiroteo pidiendo mayores restricciones.