EEUU: Piden a Congreso prohibir a empresas estatales chinas

A medida que las inversiones chinas en Estados Unidos alcanzan niveles sin precedente, los asesores en el Congreso han propuesto modificar las leyes internas para que se prohíba a las compañías...

A medida que las inversiones chinas en Estados Unidos alcanzan niveles sin precedente, los asesores en el Congreso han propuesto modificar las leyes internas para que se prohíba a las compañías estatales chinas comprar o asumir el control de empresas estadounidenses.

La preocupación se debe a que esas firmas estatales podrían aprovechar la tecnología, la información de inteligencia y el poder del mercado "a servicio del Estado chino", dijo el miércoles en su informe anual la Comisión Revisora Económica y de Seguridad Estados Unidos-China.

La comisión destacó por ejemplo que han aumentado los intentos chinos por comprar activos estadounidenses en la industria de los semiconductores.

La recomendación, basada en las implicaciones de seguridad que acarrean las inversiones extranjeras provenientes de la segunda economía más grande del mundo, fue una de las diversas propuestas incluidas en el informe, el cual examina una variedad de asuntos en las relaciones entre ambas potencias.

Las inversiones chinas en Estados Unidos alcanzaron la cantidad sin precedente de 15.000 millones de dólares en 2015 y podrían ascender a 30.000 millones de dólares en 2016.

Aproximadamente una cuarta parte de esas inversiones pertenece a compañías estatales.

"Si no queremos que el gobierno estadounidense sea dueño de grandes porciones de la economía estadounidense, entonces ¿por qué queremos que el Partido Comunista de China se adueñe de grandes porciones de la economía estadounidense?", dijo Dennis Shea, presidente de la comisión bipartidista y a quien los republicanos nombraron al cargo.

"Las empresas estatales son armas del Estado y el Partido Comunista de China. A menudo no funcionan meramente sobre una base comercial o de mercado, sino bajo consideraciones estratégicas", agregó.

Los miembros de la comisión son seleccionados por los líderes de ambos partidos en la Cámara de Representantes y el Senado. Los miembros incluyen ex legisladores federales y ex funcionarios del gobierno central, así como de las fuerzas armadas y de los sectores de inteligencia.

La comisión presenta recomendaciones al Congreso para que impulse la adopción de medidas legislativas y administrativas.

En el informe se exhorta al Congreso a que enmiende el estatuto que autoriza a la Comisión de Inversión Extranjera en Estados Unidos, conocida como CFIUS por sus siglas en inglés, para que se prohíba a las empresas estatales chinas "adquirir o asumir el control efectivo de firmas estadounidenses".

La comisión revisa las adquisiciones que efectúen extranjeros para impedir que representen amenazas a la seguridad nacional de Estados Unidos.