Los Hermanos Musulmanes acusan al Ejército egipcio de cometer "crímenes de guerra"

  • Las cifras oficiales hablan de 525 muertos y 3.717 heridos.
  • Durante la pasada noche se registraron nuevo episodios de violencia.
  • Las autoridades decretaron el estado de emergencia durante un mes.
  • Hermanos Musulmanes ha anunciado que planea celebrar este jueves una manifestación en El Cairo para "protestar por las muertes".
  • Matanza en Egipto tras el desmantelamiento de las acampadas de islamistas.

Una calma relativa reinaba en la mañana de este jueves en las calles de Egipto tras la primera noche con el toque de queda, decretado por las autoridades después de los violentos disturbios de este miércoles que han causado más de 500 muertos y miles de heridos. Para este jueves se esperan nuevos episodios de tensión y violencia, puesto que hay de nuevo convocadas diversas protestas que podrían derivar en enfrentamientos.

Pese al toque de queda y el amplio despliegue de las fuerzas del orden para hacerlo cumplir, la noche no ha estado exenta de incidentes en distintas zonas. En Al Arish, capital de la provincia del Norte del Sinaí, un policía y un soldado murieron por disparos de desconocidos frente a una comisaría, informó la agencia de noticias estatal Mena.

Mientras, en Qena, en el sur, al menos dos personas fallecieron a tiros durante choques entre seguidores del depuesto presidente Mohamed Morsi y las fuerzas de seguridad en los alrededores de los juzgados de esta ciudad.

Las autoridades decretaron el estado de emergencia durante un mes En Qaliubiya, al norte de El Cairo, al menos tres personas perecieron y quince resultaron heridas en enfrentamientos entre los islamistas y opositores a Morsi.

Las autoridades decretaron el estado de emergencia durante un mes y el toque de queda a partir de las siete de la tarde. El desencadenante de la violencia fue la operación policial lanzada para desmantelar las acampadas de los Hermanos Musulmanes, grupo al que perteneció Morsi hasta que accedió a la presidencia, en las plazas cairotas de Rabea al Adauiya y del Nahda.

El Ministerio de Sanidad, en su último balance oficial, informó de que al menos 525 personas murieron y 3.717 resultaron heridas en los disturbios. El portavoz de dicho departamento, Mohamed Fathalá, apuntó que el mayor número de fallecidos en El Cairo se registró en la acampada de los seguidores de Morsi en la plaza de Rabea al Adauiya, que fue destruida por las fuerzas de seguridad y donde 202 personas murieron. También en la capital, hubo 57 muertos en la plaza del Nahda, donde se ubicaba la otra acampada islamista desmantelada, y en Heluan, donde 29 personas perdieron la vida en enfrentamientos.

Fathalá agregó que en el resto de provincias un total de 198 personas perecieron por la violencia. En cuanto a los heridos, el portavoz explicó que 2.916 recibieron disparos de bala y de perdigones, mientras que el resto sufre quemaduras y fracturas. Unos 466 heridos han sido ya dados de alta de los hospitales.

El dirigente de Hermanos Musulmanes Mohamed el Beltagy ha acusado al ministro de Defensa, el general Abdelfatá Al Sisi, y al Ejército egipcio de haber cometido "crímenes de guerra", al tiempo que ha subrayado que el golpe de Estado del pasado 3 de julio ha "fracasado". Ante lo ocurrido en las últimas horas, Hermanos Musulmanes ha anunciado que planea celebrar este jueves una manifestación en El Cairo para "protestar por las muertes" registradas en la capital egipcia y en todo el país.