Medio mundo exige a Egipto diálogo y autocontrol

  • El desalojo de los partidarios de Morsi ha despertado la ira en el país.
  • Podría haber más de 200 muertos y miles de heridos.
  • España pide "un diálogo nacional" para recuperar la normalidad.

El desalojo de las acampadas de Rabea al Adauiya y Al Nahda, en El Cairo, han provocado una ola de violencia en todo el país. Aunque la cifra de víctimas es todavía confusa, los Hermanos Musulmanes (partidarios del depuesto presidente Morsi) han denunciado la muerte de más de 200 personas y miles de heridos entre sus simpatizantes. Lo ocurrido ha provocado una ola de reacciones internacional.

España pide un diálogo nacional

El Gobierno español ha expresado su "suma preocupación" ante los violentos desalojos de partidarios del expresidente egipcio Mohamed Morsi en El Cairo y ha pedido que todas las fuerzas políticas y sociales participen en un "diálogo nacional" que permita a Egipto recuperar la "normalidad institucional".

En un comunicado difundido por el Ministerio de Asuntos Exteriores, el Ejecutivo español manifiesta asimismo sus condolencias a los familiares de los fallecidos y hace votos por la pronta recuperación de los heridos en estos desalojos.

España pide que tanto las fuerzas de seguridad como los manifestantes se contengan"En este momento crítico, resulta especialmente importante que las fuerzas de seguridad y los propios manifestantes actúen con la debida contención para evitar las consecuencias irreversibles de la violencia", afirma el Gobierno español en el comunicado.

A continuación, subraya que "el pueblo egipcio ha demostrado, ante el mundo entero, su firme determinación de vivir en paz y democracia", y advierte de que "para lograr esa aspiración se hace necesaria la participación de todas las fuerzas políticas y sociales, sin tardanza, en un diálogo nacional que haga posible el regreso de Egipto a la normalidad institucional".

La solución política francesa

Francia pidió que no se haga un "uso desproporcionado de la fuerza" en Egipto y pidió que las partes enfrentadas busquen apaciguar las tensiones.

"Francia deplora intensamente la violencia en El Cairo durante las operaciones de evacuación" de las dos acampadas en la capital egipcia de los seguidores del depuesto presidente Mohamed Morsi, señaló el Ministerio francés de Exteriores en un breve comunicado.

La diplomacia francesa pidió calma a todos los actores involucrados y recordó que la salida de la crisis del país pasa por "una solución política que implique que cada uno privilegie el diálogo y la búsqueda del compromiso".

Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores alemán, Guido Westerwelle, instó a su homólogo egipcio Nabil Fahmy a no renunciar a los esfuerzos para encontrar una solución pacífica a la crisis. Según el Ministerio de Exteriores, Westerwelle habló por teléfono con Fahmy y dijo que todas las partes en conflicto deben comportarse de manera responsable y contribuir a detener la escalada de violencia.

Simultáneamente, el gobierno alemán actualizó sus advertencias acerca del riesgo que implica viajar a Egipto debido a la incertidumbre por las repercusiones de la violencia en las zonas turísticas.

En ese sentido, Bélgica decidió cerrar temporalmente su embajada en El Cairo por motivos de seguridad. "El cierre de la embajada es sólo durante el día de hoy, no es una medida diplomática, sino por motivos de seguridad, para proteger a la gente que está en el lugar y se prolongará mientras dure la situación", indicó el portavoz del Ministerio belga de Exteriores, Joren Vandeweyer.

La UE reclama contención y rechaza la violencia

La Unión Europea (UE) reclamó contención a todas las partes en Egipto y consideró "extremadamente preocupantes" las informaciones sobre víctimas en el desalojo de las acampadas de los seguidores del depuesto presidente Mohamed Morsi.

"Deploro la pérdida de vidas, heridos y destrucción registrados en El Cairo y otros lugares de Egipto. Llamo a las fuerzas de seguridad a ejercer la mayor contención y a todos los ciudadanos egipcios a evitar más provocaciones y una escalada", señaló la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton.

Ashton refrendó en un comunicado oficial el mensaje expresado previamente por su portavoz y subrayó que "la confrontación y la violencia no son el camino para resolver asuntos políticos clave".

"El futuro democrático del país dependerá del diálogo entre todas las partes con el objetivo de superar diferencias en un proceso inclusivo de reconciliación política, con un gobierno civil con todos los poderes e instituciones democráticas en funcionamiento", señaló la diplomática británica en nombre de los Veintiocho.

"Las víctimas habidas en El Cairo no son aceptables", dice la UEPor su parte, el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, se mostró más contundente y condenó "cualquier intervención violenta por parte de las fuerzas policiales contra los partidarios del expresidente Morsi".

"Las víctimas de las que se informa esta mañana en El Cairo no son aceptables", señaló Schulz en un breve comunicado.

"Llamo al actual Gobierno a asegurar que a todos los egipcios, independientemente de sus opiniones políticas, se les permita manifestarse pacíficamente", señaló el presidente de la Eurocámara.

Para Schulz, "es responsabilidad del Gobierno encontrar una solución pacífica y justa a la actual crisis" y hacerlo avanzando hacia "un proceso político inclusivo y la reconciliación".

Italia pide autocontrol

El Gobierno italiano pidió el "máximo autocontrol" a las fuerzas del orden de Egipto y a todas las partes implicadas en el conflicto que detengan "inmediatamente" la escalada de violencia.

Mediante un comunicado, la ministra de Asuntos Exteriores, Emma Bonino, dijo sentirse "profundamente afligida" por lo ocurrido. "Había expresado el deseo de que se disolvieran las concentraciones callejeras gracias a un acuerdo entre las partes, y no con la intervención de las fuerzas de Policía, lo que no ayuda a la búsqueda de una solución a la crisis política", afirmó la ministra italiana.

"Me dirijo a todas las fuerzas sobre el terreno en Egipto para que hagan cuanto puedan para detener inmediatamente la violencia que ha estallado en el país y evitar un baño de sangre. Es necesario que las fuerzas del orden ejerzan el máximo autocontrol, así como que todas las partes eviten toda incitación a la violencia", agregó.

"Ante los últimos y dramáticos acontecimientos, renuevo mi llamamiento para que en Egipto se ponga fin a la espiral de violencia y se retome un proceso de diálogo nacional", concluyó.

Turquía y la "amenaza para la paz"

La oficina del primer ministro de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, pidió la intervención de Naciones Unidas y la Liga Árabe para poner fin a la intervención policial en Egipto, que califica de "gran amenaza para la paz" en el país árabe.

"El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y la Liga Árabe deben encabezar la comunidad internacional y moverse para poner fin de inmediato a esta masacre", indica un comunicado difundido en la web del jefe de Gobierno.

"Egipto se dirige al caos, es un callejón sin salida", dice el gobierno turcoPoco antes, el presidente de Turquía, Abdullah Gül, había calificado de "inaceptable" la muerte en Egipto de decenas de seguidores del depuesto presidente Mohamed Mursi por la intervención policial.

"Lo que sucede en Egipto es lo que temíamos y que hemos intentado prevenir mediante numerosos llamamientos", dijo Gül en una breve declaración en el aeropuerto de Estambul hecha antes de viajar a Azerbaiyán y transmitida en directo por la cadena NTV. "La intervención armada contra civiles que únicamente se manifiestan es inaceptable", reiteró.

"Egipto se dirige hacia el caos, y esto es un callejón sin salida", advirtió el presidente, al tiempo que reiteró la amistad de Turquía con "el "pueblo egipcio" y pidió que los detenidos fueran liberados.