Autoridades de derechos humanos de México determinaron que soldados mataron a seis civiles sin justificación en un incidente en 2012 en el estado de Guerrero, en el sur del país.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNHD) dijo el lunes que 20 militares armados sacaron a dos menores y cuatro adultos de una fiesta y posteriormente se habrían llevado a las víctimas a un campo y les dispararon.

El ejército dijo en ese momento que las muertes fueron resultado de un enfrentamiento. Pero la CNDH halló que las víctimas no iban armadas y estaban sometidos, por lo tanto, "no representaban una amenaza al personal de las fuerzas armadas".

La comisión solicitó a la Secretaría de la Defensa la reparación integral del daño.