Un mexicano condenado a muerte pierde apelación y será ejecutado en Texas

  • Ramiro Hernández cometió un asesinato en 1997.
  • Golpeó a un maestro con una palanca de metal.
  • Alegan que Hernández estaba mentalmente afectado.
Imagen del interior de una cárcel.
Imagen del interior de una cárcel.
ARCHIVO

Un mexicano de 43 años que espera ser ejecutado en Texas por la muerte a golpes de un hombre en su hacienda hace casi 16 años perdió una apelación federal, lo que lo coloca más cerca de la ejecución.

También argumentan que no contó con la asistencia jurídica debida Los abogados de Ramiro Hernández alegan que su cliente estaba mentalmente afectado y no cumple los requisitos para ser ejecutado por la muerte en 1997 de Glen Lich, de 48 años, en su hacienda cerca de la ciudad de Kerrville, en la región de colinas llamada Hill Country. El ex profesor de historia de la Universidad Baylor fue golpeado mortalmente con una palanca de metal. Su esposa también fue agredida pero sobrevivió.

Hernández, de Tamaulipas, también alegó que no contó con la asistencia jurídica debida en el juicio en Texas, donde dice que se permitió que el jurado conociera pruebas de una declaración de culpabilidad previa por asesinato y tiempo de prisión que había cumplido en México.

El Tribunal Federal de Apelaciones del Quinto Circuito ha rechazado todos los argumentos.

A Hernández todavía no se le ha fijado una fecha para la ejecución.