Un artista decora gratis las uñas a los asistentes a una exposición en el Museo de Arte de Chicago

  • Dzine, nombre de guerra del artista de Puerto Rico Carlos Rolón, monta un estudio de manicura con cita previa en el Museo de Arte Moderno de Chicago.
  • El Imperial Nail Salon (Salón Uñas Imperiales), inspirado en el estudio casero de la madre del artista, es una de las instalaciones de la exposición "Homebodies".
  • La muestra presenta trabajos de fotógrafos, pintores, escultores y videoartistas basados en la exploración del hogar y lo doméstico.
Ejemplo de las decoraciones de uñas que ofrece el artista Dzine
Ejemplo de las decoraciones de uñas que ofrece el artista Dzine
Photo: Chris Mosier, courtesy of the artist, Salon 94, New York, and Paul Kasmin, New York

Visitar la exposición de arte moderno Homebodies (que se podría traducir por Hogareños) tiene compensación añadida: salir con las uñas decoradas sin tener que pagar un plus. La customización corre a cuenta de Dzine, nombre de guerra artístico de Carlos Rolón (1970), establecido entre Puerto Rico y Chicago. Sólo es necesario pedir cita previa online y someterse a sus caprichos.

Dzine ha montado en el Museum of Comtemporary Art de Chicago (MCA) el Imperial Nail Salon (Salón Uñas Imperiales), una instalación que recrea el estudio de manicura y uñas esculpidas que la madre del artista tenía en el salón de casa para ingresar dinero y mantener a la familia. Los visitantes a la instalación —que deben llegar, advierte Dzine, con las "uñas bien limpias"— serán sometidos a un proceso de embellecimiento que incluye la escultura, barnizado y aplicación de elementos decorativos de bisutería sobre las uñas.

Espacios hogareños en el arte

La propuesta es una de las varias decenas de Homebodies —en cartel hasta el 13 de octubre—, una muestra temática colectiva con cuarenta artistas que trabajan y exploran la idea del hogar y lo doméstico, tanto desde una aproximación literal como en sentido figurado. Los espacios hogareños, dicen desde el museo, tienen una gran presencia en la creación contemporánea, porque funcionan a menudo como "alternativas al estudio tradicional" y, en contraposición a éste, permiten un trabajo más cercano a la vida cotidiana.

Una mesa de ping-pong cuyo tablero es un gran espejo, un salón con campanas... La exposición presenta propuestas abiertas a la intervención del público, como Home Field Play (Campo de juego hogareño), donde Alberto Aguilar invita a los visitantes a entrar y moverse en un espacio donde el mobiliario ha sufrido radicales transformaciones de uso: una mesa de comedor ha sido convertida en mesa de ping-pong pero el tablero es un gran espejo; el salón está poblado de campanas y globos y los monitores de televisión son la única fuente de luz.

Francesca Woodman, Marina Abramović...

Se muestran también, entre otras, obras de la fotógrafa Francesca Woodman, que se autorretrataba en casas abandonadas de las que se apropiaba como espacios propios; la performer Marina Abramović; montajes tipográficos de la artista conceptual Barbara Kruger; esculturas monocromáticas de George Segal, y vídeos de Marta Rosler.

Cambiaron el cliché del artista heroico en la soledad de su estudio Todas las piezas tienen un elemento común: han sido creadas o están inspiradas en la intimidad del hogar. Los participantes en Homebodies "han cambiado el cliché del artista heroico trabajando en la soledad de su estudio" y han integrado la "vida familiar y la labor diaria" con la práctica creativa, señalan desde el MCA. Los organizadores destacan la importancia que tuvieron en este cambio de perspectiva las artistas feministas de la década de los años setenta del siglo XX, pioneras del arte realizado desde casa.