Jalisco, punto clave para el traspaso de drogas en México

  • "Jalisco está entre los cinco estados más violentos del país", explica un profesor de un centro universitario.
  • La red de carreteras con las que cuenta el estado les sirve a los cárteles para mover la droga.
  • "La apuesta al combate al narcotráfico debe darse con inteligencia".
Golpe al narcotráfico. Imagen de archivo.
Golpe al narcotráfico. Imagen de archivo.
Eduardo Jaramillo / NOTIMEX

El investigador del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades, Dante Haro Reyes, señaló que en Jalisco la violencia está exacerbada, por ser una ruta clave para el traspaso de estupefacientes en el centro-occidente del país.

"Jalisco está entre los cinco estados más violentos del país, porque el centro occidente se volvió una ruta muy peleada, sobre todo para el tránsito de drogas sintéticas, Michoacán y Jalisco son la ruta natural para su distribución", afirmó el profesor investigador de la División de Estudios Jurídicos.

Los sitios más conflictivos son los que colindan con Michoacán y Zacatecas Explicó que con la "guerra contra las drogas" que emprendió el ex presidente Felipe Calderón a partir del año de 2006, se hizo un mapeo de los cárteles de la droga más importantes del país.

Añadió que en aquellos años los problemas estaban focalizados en las ciudades que colindaban con la frontera con Estados Unidos, sobre todo Ciudad Juárez, Tijuana y Tamaulipas, por las grandes ganancias que deja el narcotráfico.

Sin embargo, el especialista en temas de seguridad pública dijo que la materia prima para la elaboración de drogas sintéticas llega de Asia, de manera primordial por el puerto de Lázaro Cárdenas, Michoacán, y por Manzanillo, Colima.

"En Jalisco, los sitios más conflictivos son los que colindan con Michoacán y Zacatecas; en la zona de Los Altos de Jalisco, en poblaciones como Arandas y Lagos de Moreno, además de otros focos rojos en Guadalajara y Puerto Vallarta", expresó.

Cultivo y elaboración de drogas

Resaltó que el buen clima que priva en Jalisco, las zonas geográficas con poco acceso y en donde, de manera oculta, pueden cultivarse o elaborarse drogas, aunado a la infraestructura y red de carreteras con las que cuenta el estado, eso les sirve a los cárteles para mover la droga y propiciar el interés en querer dominar la zona.

"Jalisco empezó a ser una especie de control de rutas de distribución.Vivimos ahora esa lucha de poder", enfatizó Haro Reyes, al resaltar que ahora se ven algunos reacomodos en los cárteles porque la estrategia para tumbar a la cabeza de esas organizaciones es infructuosa.

"Quitan a uno, pero llega otro, como si se tratara de un gerente de una empresa, pero no han logrado tumbar la estructura de la organización, el financiamiento y la producción", indicó.

Haro Reyes expresó que la apuesta al combate al narcotráfico debe darse con inteligencia más que con una fuerza que reacciona a estas agresiones. "Apostar más por estrategias de políticas de atención integral. La población requiere de empleo, vivienda, educación y valores", indicó.