El expolicía que roció con gas a estudiantes pide indemnización alegando despido injustificado

  • El acusado presentó una demanda aduciendo que tras su despido injustificado ha sufrido daños sicológicos y emocionales.
  • Los hechos ocurrieron el 18 de noviembre de 2011.
  • El expolicía roció con gas a estudiantes de la Universidad de California que protestaban de manera pacífica y sentados.
John Pike rociando con gas lacrimógeno a los estudiantes de la Universidad de California, en una protesta pacífica en noviembre de 2011.
John Pike rociando con gas lacrimógeno a los estudiantes de la Universidad de California, en una protesta pacífica en noviembre de 2011.
Captura YOUTUBE

Un policía de Los Ángeles que fue despedido por rociar gas lacrimógeno a estudiantes que protestaban sentados de manera pacífica, demando este viernes a autoridades una compensación por presunto despido injustificado.

Solo bajaban el rostro pero nunca respondieron a la agresión

El ex policía de la Universidad de California en Davis fue despedido por un incidente que se registro el 18 de noviembre de 2011, cuando con caminar lento rociaba gas lacrimógeno a estudiantes unidos por los brazos y sentados que protestaban de manera pacífica.

John Pike, quien era policía del plantel escolar, dirigía el gas lacrimógeno a los rostros de los jóvenes que se mantuvieron sentados y sólo bajaban el rostro pero nunca respondieron a la agresión.

Tras presentarse videos de la actuación del agente, fue despedido pero ahora presentó una demanda aduciendo que tras su despido injustificado ha sufrido daños sicológicos y emocionales.

El Departamento de Relaciones Industriales confirmó que se ha convocado a una audiencia de posible acuerdo extrajudicial con Pike para el 13 de agosto.

Pike fue despedido en julio de 2012, ocho meses después de que una investigación interna encontró que su acción violó normas y disposiciones en este tipo de incidentes.

En una demanda civil que se presentó poco después a nombre de los 21 estudiantes afectados, el sistema de la UC acordó indemnizar con 30 mil dólares a cada estudiante rociado con gas durante la protesta.