La Cámara de Representantes ratifica el programa de espionaje de registros telefónicos

  • La ratificación se decidió por 217 votos a favor y 205 en contra.
  • Recibió el respaldo de la extrema derecha conservadora.
  • Un representante republicano había impugnado el programa.
La Ley de Espionaje permite realizar escuchas telefónicas.
La Ley de Espionaje permite realizar escuchas telefónicas.
ARCHIVO

La Cámara de Representantes votó el miércoles a favor de continuar con el programa de recolección de millones de registros telefónicos de estadounidenses como parte de la lucha contra el terrorismo.

Por 217 votos a favor y 205 en contra, la cámara baja votó rechazar una medida que pondría fin al programa.

¿Olvidamos lo que ocurrió el 11 de septiembre? El representante republicano Justin Amash había impugnado el programa por considerarlo una recolección indiscriminada de registros telefónicos. Si su propuesta hubiera sido aprobada por la cámara baja y el Senado, y sancionada por el presidente, le hubiera quitado autoridad legal al programa.

La Casa Blanca, expertos en seguridad nacional en el Congreso y la dirigencia republicana habían cabildeado enérgicamente contra el proyecto de Amash, que recibió el respaldo de la extrema derecha conservadora y algunos demócratas.

La votación marcó la primera oportunidad para que los legisladores fijaran su posición sobre el programa de vigilancia secreta desde que el ex analista de sistemas de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA por sus iniciales en inglés) Edward Snowden filtró el mes pasado documentos clasificados que especificaban el amplio campo de acción de las actividades del gobierno.

La disputa continuará

La votación, empero, difícilmente pondrá fin a la disputa entre los promotores del derecho a la intimidad y los esfuerzos del gobierno para combatir el terrorismo.

"¿Han transcurrido 12 años y nuestra memoria se ha desvanecido tanto que olvidamos lo que ocurrió el 11 de septiembre?", preguntó a sus colegas el legislador republicano Mike Rogers, presidente del Comité de Inteligencia, buscando su apoyo al programa durante el debate en la Cámara de Representantes.

El también republicano Justin Amash, principal promotor del esfuerzo de revocación, dijo que lo que intentaba era terminar la indiscriminada recopilación de registros telefónicos de los estadounidenses.

Su medida, ofrecida como una adición a un proyecto de ley presupuestal de defensa de 598.300 millones de dólares para 2014, hubiera cancelado la autoridad estatutaria para el programa de la NSA, finalizando la competencia de la agencia para recopilar registros de llamadas telefónicas y metadatos bajo la Ley Patriota de Estados Unidos, a menos que identificara a un individuo bajo sospecha.

Amash dijo a la cámara baja que su esfuerzo era defender la Constitución y "defender la privacidad de cada estadounidense".