Firman el proyecto de ley que restringe en Texas el aborto tras 20 semanas de gestación

  • La firma de hoy sin duda se basa en nuestro compromiso continuo para proteger la vida", señalo el gobernador de Texas.
  • La ley, aplaudida por los republicanos y los grupos anti-aborto, requirió de dos sesiones especiales.

El gobernador de Texas, Rick Perry, proclamó una controversial ley que restringe el aborto en esta entidad y dificulta la operación y establecimiento de clínicas para la terminación del embarazo.

Obliga a las clínicas de aborto a convertirse en centros de cirugía ambulatoria "Es un día de felicidad, de celebración", dijo Perry momentos antes de firmar el proyecto de ley. "La firma de hoy sin duda se basa en nuestro compromiso continuo para proteger la vida", señaló el gobernador.

La ley, aplaudida por los republicanos y los grupos anti-aborto, requirió de dos sesiones especiales en la legislatura para poder ser aprobada, tras una dura oposición por parte de los demócratas y de organizaciones pro derechos de la mujer.

La nueva ley prohíbe abortos después de 20 semanas de gestación, y obliga a las clínicas de aborto a realizar fuertes inversiones para convertirse en centros de cirugía ambulatoria.

De centros de aborto a centros quirúrgicos

La iniciativa restringe también el uso de la píldora abortiva RU486 y exige a los médicos que realizan abortos el contar con privilegios de admisión en un hospital dentro de los 50 kilómetros del área donde practican.

En virtud de sus disposiciones, tres aspectos entrarán en vigor a partir de septiembre: los abortos serán prohibidos después de 20 semanas de gestación -de las actuales 24 semanas- a excepción de la salud de la madre o graves anomalías fetales.

Es probable que 37 clínicas deban cerrar Además, el estado exigirá que las mujeres que deseen utilizar la píldora abortiva, la usen o suministren con un médico presente.

La ley establece que los médicos que practican abortos deben también tener privilegios de admisión en un hospital dentro de 50 kilómetros del sitio donde desarrollan su práctica.

En uno de sus aspectos más polémicos, la ley exige que todas las clínicas de aborto se actualicen a estándares más exigentes de un centro quirúrgico. Esta parte del estatuto entrara en vigor el próximo año.

El estatuto podría enfrentar demandas legales para retar su constitucionalidad bajo el argumento de que niega el acceso al aborto.

Los opositores creen que los requisitos obligaran a cerrar a 37 de las 42 clínicas del estado, negando el acceso a muchas mujeres que residen en comunidades rurales.

A su paso por la legislatura estatal, la iniciativa generó un torrente de actividad política en las últimas semanas en Austin, la capital estatal, con cientos de activistas a favor y en contra de la misma, escenificando continuas marchas y mítines.