Barack Obama dice que la reforma migratoria no sería aprobada hasta el otoño

  • No espera que el Congreso resuelva antes del receso veraniego.
  • "Hay una tendencia, yo creo, a dejar lo difícil para el final", dijo.
  • Dijo que se siente 'cautelosamente optimista' sobre la resolución.

El presidente Barack Obama reconoció el martes que no hay tiempo suficiente para cumplir su expectativa de que el Congreso apruebe la reforma migratoria antes del receso veraniego y se mostró esperanzado de que ocurra en el otoño.

Ojalá que pase en el otoño Durante entrevistas concedidas en la Casa Blanca a televisoras filiales de Telemundo en Dallas y Denver, el mandatario dijo por primera vez públicamente que ya no espera ver al Congreso aprobando una reforma migratoria antes del receso veraniego previsto a partir del 2 de agosto, y lo atribuyó al tiempo que necesitarán los republicanos en la cámara baja para analizar el tema en sus respectivos distritos electorales.

"Tal vez tengamos que esperar otras semanas de trabajo antes de que se apruebe el proyecto de ley. Así que probablemente, ojalá que pase en el otoño", indicó Obama, quien insistió en la conveniencia de abordar la reforma migratoria de manera integral, y no en partes separadas como prefiere la mayoría republicana en la cámara baja.

"Hay una tendencia, yo creo, a dejar lo difícil para el final. Y si te comiste el postre antes de la comida, al menos mis niñas, a veces terminan no comiéndose sus vegetales", explicó Obama en una metáfora, según una transcripción de la entrevista difundida por la televisora. "Así que necesitamos hacer esto en un paquete".

La mayoría republicana en la cámara baja ha rehusado debatir el proyecto de ley aprobado por el Senado debido a que muchos de sus integrantes rechazan conceder la opción de la naturalización a 11 millones de inmigrantes sin papeles.

La mayoría republicana sopesa otras opciones, como permitir la legalización algunos inmigrantes menores de 30 años de edad traídos ilegalmente a Estados Unidos durante su niñez y conocidos como Dreamers.

El presidente de la comisión judicial de la cámara baja Bob Goodlatte, y el también republicano por Virginia Eric Cantor redactan un proyecto de ley sobre los Dreamers, el cual pudiera ser debatido este mes en una audiencia.

A pesar de que la agenda legislativa incluirá otros temas importantes además de la reforma migratoria cuando el Congreso reinicie sus actividades en septiembre —como el déficit fiscal_, Obama dijo en otras entrevistas concedidas a las filiales de Univision en Los Angeles y Nueva York sentirse "cautelosamente optimista" sobre las posibilidades de que el Congreso apruebe la reforma.

Las cosas se mueven más lentas de lo que uno quisiera "Aquí en Washington debes reconocer que las cosas se mueven más lentas de lo que uno quisiera y siempre son más difíciles de lo que uno quisiera. Pero lo que he aprendido en cinco años es que si eres persistente, al final se logra lo correcto", señaló según una grabación de audio suministrada por Univision.

El mandatario atribuyó la resistencia de algunos legisladores republicanos a la reforma migratoria a la creencia de que "la inmigración propiciará más cambios demográficos y eso puede no ser bueno para ellos políticamente".

"Creo que algunos de ellos responden a electorados que pueden tener, en algunos casos, temores legítimos sobre inmigración pero pueden no tener la información completa, pueden no saber todo lo que hemos hecho en las fronteras para aumentar la seguridad fronteriza", argumentó en su charla con Telemundo.

La Casa Blanca sostiene que las medidas adoptadas por el gobierno federal han permitido reducir sensiblemente los índices criminales en las poblaciones fronterizas y el ingreso ilegal de personas desde México, pero los republicanos acusan al gobierno demócrata de no haber hecho lo suficiente, por lo que buscan aumentar las metas sobre seguridad fronteriza que deberían cumplirse antes de que los inmigrantes sin papeles inicien su legalización.

Una buena parte del grupo bipartidista de ocho senadores que redactaron el proyecto de ley aprobado por el Senado analizó el martes en el Congreso junto a líderes empresariales, religiosos, agrícolas y activistas estrategias para lograr que la cámara baja apruebe la legislación.

Los senadores distribuyeron una lista de 121 representantes republicanos que pudieran ser convencidos de votar a favor de la legislación.