Gracias a la Coca-Cola una niña se salva de morir asfixiada

  • La niña tiene una enfermedad congénita y su esofágo no está unido al estómago sino a los pulmones.
  • Los trozos de comida se le quedan pegados a una cicatriz que tiene en la garganta.
  • "Le doy un sorbo de refresco de Coca-Cola y se desbloquea", dice la madre de la niña.

La pequeña Amy-Rose Todd sufre de una serie de problemas médicos potencialmente mortales.

La niña nació ocho semanas antes de lo previsto lo que le ocasionó que desarrollara una enfermedad congénita en los sistemas respiratorios y digestivo: su esofágo no está unido al estómago sino a los pulmones.

En lo que va de año, han tenido que llevarla varias veces al hospital porque se asfixiaba ya que los trozos de comida se le quedan pegados a una cicatriz que tiene en la garganta.

Le doy un sorbo de refresco de Coca-Cola y se desbloquea El problema es que un día, Amy comenzó a ponerse azul cuando se asfixiaba: no daba tiempo a llegar a un hospital.

En un momento de desesperación, la madre de Amy cogió una Coca-Cola para intentar que la comida le bajase.

"Pensé que era sólo otro cuento de viejas, pero funciona. Le doy un sorbo de refresco de Coca-Cola y se desbloquea", explica la madre de la niña.

Desde entonces, el remedio les funciona a las mil maravillas.