Cuadrillas de bomberos tratan de impedir que el fuego alcance a viviendas en Las Vegas

  • Los propietarios de casinos locales ofrecieron albergue a las personas que fueron evacuadas de la zona.
  • El incendio que avanza por el noroeste de Las Vegas se halla a 400 metros de las casas y ha destruido una gran extensión similar a la isla de Manhattan.
Bomberos tratan de controlar el fuego
Bomberos tratan de controlar el fuego
NOTIMEX

Cuadrillas de bomberos quemaban maleza el miércoles cerca de viviendas en las montañas del noroeste de Las Vegas, a fin de proteger el área urbana de uno de dos gigantescos incendios que se propagan desde principios de mes en Nevada, mientras los propietarios de casinos locales ofrecieron albergue a las personas que fueron evacuadas de la zona.

El incendio forestal que avanzaba por el noroeste de Las Vegas se hallaba a 400 metros (un cuarto de milla) de las casas y había destruido una gran extensión de terreno similar en tamaño a la isla de Manhattan, dijeron las autoridades. Se podía ver el humo desde el centro de la ciudad y una lluvia de ceniza refinada caía sobre los vecindarios adyacentes.

En el norte de Nevada, más de 1.060 bomberos luchaban por impedir el avance de un incendio de mayor extensión pero más alejado de las áreas urbanas que el lunes había alcanzado un área de 104 kilómetros cuadrados (40 millas cuadradas) en la Montañas de Pine Nut, al suroeste de Reno. Los ayudantes del alguacil del condado Lyon iban de casa en casa pidiendo a la gente que evacuara la zona de Pipeline Canyon.

Los incendios no han destruido viviendas, pero las autoridades anunciaron que no había visos de que pudieran contener las llamas en ninguno de los casos hasta la próxima semana.

Otros incendios forestales también se registraban por el oeste del país, en California, Alaska, Idaho y Arizona. Las llamas destruyeron 100 cabañas en las montañas y 120 viviendas estaban en riesgo en el condado de San Diego.

2,000 hectáreas en California

Más de 2,150 bomberos combatían el incendio en la montaña Carro de Fuego, en California, cerca de la frontera, que ha consumido más de tres mil hectáreas y destruido 120 cabañas turísticas, informó el estatal Departamento Forestal.

El incendio, que inició el fin de semana pasado, se encuentra controlado en 40 por ciento, pero amenaza con alcanzar viviendas en el poblado de Julian, a unos 40 kilómetros al norte de la frontera con México. Hasta el miércoles no se reportan víctimas fatales ni pérdidas de viviendas.

El fuego ya destruyó por lo menos 120 cabañas turísticas de dos campamentos de la Oficina de Parques y Recreaciones del condado de San Diego.

Bomberos forestales y oficiales del alguacil de San Diego evacuaron desde el domingo a los visitantes al área, así como a los residentes de unas 120 casas rurales y rancherías en la zona.