La Tierra pudo tener dos lunas hace millones de años

  • Un estudio de científicos estadounidenses determina que la Tierra podría haber tenido dos lunas hace millones de años.
  • La actual Luna sería un "gemelo" de otro cuerpo más pequeño que solo 'vivió' unos pocos millones de años antes de chocar con ella y desaparecer.
  • Esta teoría defiende que en el paisaje de la Luna, que parece tener montañas, se encuentran los restos del pequeño satélite tras el choque.
Doble imagen de la Luna durante un eclipse en 2004.
Doble imagen de la Luna durante un eclipse en 2004.
ARCHIVO

Científicos estadounidenses han elaborado un estudio del que se desprende que la Tierra podría haber tenido dos lunas hace millones de años.

Así, la actual Luna sería un "gemelo" de otro cuerpo más pequeño que solo 'vivió' unos pocos millones de años antes de chocar con ella y desaparecer.

Este trabajo, que será expuesto durante la reunión sobre el satélite que celebra la Royal Society, por su autor principal, Erik Asphaug, determina que el choque entre las dos lunas habría formado el cuerpo que se puede ver hoy en día. En este sentido, ha indicado que en el paisaje de la Luna, que parece tener montañas, se encuentran los restos del pequeño satélite tras el choque.

La teoría de las dos lunas, propuesta por el experto Erik Asphaug, cuestiona las anteriores explicaciones de la formación de la Luna  En cuanto a las características del satélite perdido, el científico ha explicado que "habría orbitado la Tierra a la misma velocidad y distancia" que la actual Luna.

Según las teorías científicas, la Tierra y su Luna se habrían formado hace unos 4.600 millones de años, entre 30 millones y 130 millones de años después del nacimiento del sistema solar.

Entre las creencias de cómo fue la formación de planeta y satélite, científicos de Harvard han propuesto que la Luna fue una vez parte de la Tierra que se separó después de que esta chocara con otro cuerpo.

El estudio fue publicado en la revista Science. Ahora, este trabajo cuestiona esta teoría.

Cruithne, otra acompañante de La Tierra

Al margen de esta teoría, en 1986 se descubrió un cuerpo celeste que acompaña a la Tierra en su periplo en torno al sol.

Su nombre es Cruithne, y algunos se refieren a este cuerpo como 'una segunda luna', aunque no se trata propiamente de una satélite de la Tierra, porque su órbita se circunscribe al sol, y no a la Tierra, aunque este objeto acompañe a nuestro planeta a lo largo de todo el año.

Su órbita no es estable y aunque su distancia a la Tierra varíe y en ocasiones sea muy pequeña, no está previsto que se estrelle con ella en los próximos millones de años.