Nikolai Tsyskaridze, bailarín de Bolshoi
El principal bailarín del Bolshoi, Nikolai Tsyskaridze, en el papel de Rothbart en ´El lago de los cisnes´. ARCHIVO

El Gobierno ruso ha decidido reemplazar al director del teatro Bolshoi, Anatoli Iksánov, por la serie de escándalos registrados en las últimas fechas en el centro dramático entre los que se incluye un ataque con ácido contra su director artístico, Sergei Filin, hace ocho meses.

Tras el ataque, se supo que el Bolshoi era un polvorín, en el que los profesionales recibían amenazas y presiones para prostituirse.

Parte de la compañía del Bolshói manifestó públicamente su descontento por el resultado de la reconstrucción Iksánov, que estuvo al frente del mítico teatro durante los últimos trece años, será sustituido por Vladímir Urin, hasta ahora director del teatro musical moscovita Stanislavski y Nemerovich-Danchenko.

El ministro de Cultura declaró que el ya exdirector del Bolshói será nombrado asesor de su cartera, según la agencia rusa Interfax.

Durante la gestión de Iksánov se llevó a cabo la reconstrucción del edificio del histórico teatro, obras que estuvieron rodeadas de escándalos de corrupción.

Además, parte de la compañía del Bolshói manifestó públicamente su descontento por el resultado de la reconstrucción.

Al mayor crítico de Aksánov, el primer bailarín Nikolái Tsiskaridze, el Bolshói no le renovó su contrato, que expiró el 31 de junio pasado.

Urin asumió la dirección del Stanislavski y Nemeróvich-Dánchenko en 1995 y con él este teatro musical recibió La Máscara de Oro, el premio de teatro más prestigioso del país.