Afirman amigos de Zimmerman que pidió ayuda en una llamada al teléfono de emergencia

  • Dos de los mejores amigos del exvigilante voluntario George Zimmerman testificaron este lunes.
  • "Sí, definitivamente es George", dijo Sandra Osterman al escuchar la voz de Zimmerman en varias ocasiones.
  • Ni Osterman ni su esposo Mark, quien testíficó la semana pasada, pudieron decir cuántas copias han vendido de su libro El hombre mas odiado de EU.

Dos de los mejores amigos del exvigilante voluntario George Zimmerman testificaron este lunes que éste pidió ayuda en una llamada al número de emergencia al identificar su voz antes de que disparara contra el joven negro Trayvon Martin.

Esto ocurrió al entrar en su tercera semana este juicio con implicaciones raciales, con los testigos de la defensa. "Sí, definitivamente es George", dijo Sandra Osterman al escuchar la voz de Zimmerman en varias ocasiones, al tomar el banquillo de los testigos de la defensa en la corte de Sanford, en el centro de Florida.

Zimmerman asegura que disparó en defensa propia cuando fue atacado por Martin Ni Osterman ni su esposo Mark, quien testíficó la semana pasada como testigo de la fiscalía, pudieron decir cuántas copias han vendido de su libro El hombre mas odiado de Estados Unidos, que cuenta la historia de Zimmerman.

Mark Osterman identificó también este lunes, al pasar al banquillo, la voz de su amigo en la llamada de emergencia al 911. Hasta el momento seis testigos de la defensa han identificado la voz de Zimmerman pidiendo ayuda en la llamada al número de emergencia, por dos de la fiscalía, el hermano y la madre de Martín.

La semana pasada Tanto Sybrina Fulton, madre de Martin, como Gladys Zimmerman, declararon que los gritos de ayuda que se escuchan en la llamada de emergencia son de sus hijos.

La identificación de la voz que se escucha en la grabación de la llamada al número 911 de emergencia podría ser crucial para que el jurado determine quién era el agresor en la confrontación que ambos tuvieron en febrero del año pasado. Zimmerman de 29 años, está acusado de asesinato en segundo grado del joven Martin, cuando tenía 17 años.

El ex vigilante, de madre peruana, se ha declarado inocente y asegura que disparó en defensa propia cuando fue atacado por Martin, pero sus familiares y la fiscalía aseguran que Zimmerman lo persiguió y lo emboscó porque era afroamericano.

Este caso reabrió un debate en Estados Unidos sobre el prejuicio racial. Zimmerman se amparó en una ley de armas de Florida que autoriza a emplearlas cuando se siente una amenaza de muerte, lo cual da inmunidad ante la justicia. La Policía detuvo a Zimmerman 44 días después del incidente, cuando las protestas aumentaban a través del país.