Obama insinua que el espionaje entre naciones es algo usual

  • Francia y Alemania mostraron su disgusto por las supuestas escuchas.
  • "Ya no estamos en la Guerra Fría", dijo un portavoz del gobierno alemán.
  • Edward Snowden solicitó asilo político para permanecer en Rusia.

El presidente Barack Obama minimizó el lunes las severas críticas de Europa y dejó entrever que todas las naciones se espían entre sí, en tanto que Francia y Alemania expresaron su disgusto por las supuestas escuchas que efectúa Washington de diplomáticos de la Unión Europea.

El analista estadounidense acusado de filtrar información secreta de su país, Edward Snowden, quien al parecer continúa en el aeropuerto internacional de Moscú, solicitó asilo político para permanecer en Rusia.

Entonces de nada serviría un servicio de inteligencia En un comunicado que reconoció sonaría extraño, el presidente ruso Vladimir Putin dijo a la prensa en Moscú que Snowden debe dejar de filtrar secretos estadounidenses si pretende asilarse en Rusia. Sin embargo, el mandatario agregó que el hombre no parece dispuesto a cejar en la difusión de ese tipo de materiales.

Al mismo tiempo, Putin dijo que no piensa entregarlo a Estados Unidos.

Obama, en una conferencia de prensa con el presidente de Tanzania, Jakaya Kikwete, dijo que Estados Unidos estaría dispuesto a proporcionar a sus aliados información sobre las recientes versiones según las cuales la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense tiene intervenidas con dispositivos electrónicos las oficinas de la UE en Washington, Nueva York y Bruselas.

Sin embargo, Obama también dejó entrever que difícilmente sería inusual este tipo de proceder por parte de los gobiernos.

"Debemos estipular que todo servicio de inteligencia —no sólo el nuestro, sino cada uno de los servicios de inteligencia europea, cada servicio de inteligencia asiático, donde quiera que haya un servicio de inteligencia— hará lo que hacen: intentarán tener una mejor comprensión del mundo y de lo que ocurre en las capitales en el mundo", afirmó. "Si ese no fuera el caso, entonces de nada serviría un servicio de inteligencia".

El semanario alemán Der Spiegel difundió el caso más reciente sobre el supuesto espionaje que efectúa Estados Unidos de los funcionarios europeos.

El presidente francés Francois Hollande exigió el lunes que Estados Unidos deje de espiar e insinuó que la intensificación de la controversia podría poner en riesgo el inicio, la próxima semana, de las conversaciones transatlánticas entre Estados Unidos y la Unión Europea para un tratado de libre comercio.

No podemos aceptar este tipo de conducta de socios y aliados "No podemos aceptar este tipo de conducta de socios y aliados", manifestó Hollande en la televisión francesa.

El portavoz del gobierno alemán Steffen Seibert dijo a la prensa en Berlín que "son inaceptables las escuchas contra amigos". "Ya no estamos en la Guerra Fría", apuntó.

Incluso antes de las más recientes revelaciones sobre espionaje, las próximas conversaciones entre Estados Unidos y la Unión Europea ya acusaban fragilidad debido al surgimiento de desavenencias sobre los artículos que serán incluidos o excluidos del posible acuerdo de libre comercio.

Estados Unidos afirma que no debe haber excepciones. Sin embargo, Francia desea la exclusión de ciertos productos culturales, en tanto que otras naciones europeas no parecen dispuestas a suspender los subsidios que por mucho tiempo han entregado a sus sectores agrícolas.