Cuatro policías y ex policías en Puerto Rico fueron acusados de violaciones de derechos civiles en relación con una redada del 2015.

La fiscalía federal dijo el jueves que los agentes están acusados de uso de fuerza excesiva y de confiscar ilegalmente, ocultar y destruir evidencia de su conducta.

Las autoridades dijeron que los policías están acusados de golpear a sospechosos y usar una pistola de electrochoque contra ellos, además de confiscar ilegalmente el celular de una persona que grababa el incidente.

El Departamento de Policía de Puerto Rico está inmerso en un acuerdo con las autoridades federales estadounidenses para implementar reformas, luego de un reporte del Departamento de Justicia emitido en el 2011 que encontró amplias violaciones de derechos de los ciudadanos.