Rousseff pierde casi la mitad de sus apoyos durante las protestas

  • Perdió 27 puntos porcentuales de apoyo a su gestión, del 57 al 30%.
  • Se trata del nivel más bajo de aprobación de su gestión.
  • La reducción del índice de popularidad se registra en todas las regiones de Brasil, edades, clases sociales y niveles de escolaridad de la población.
  • La presidenta brasileña ha anunciado la creación de una red social como canal de diálogo con los jóvenes, los que más se han movilizado en estas semanas.

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, bajó 27 puntos porcentuales de apoyo a su gestión, del 57 al 30%, durante la ola de protestas sociales que vive el país desde el pasado 10 de junio, según una encuesta difundida este sábado.

Rousseff, quien asumió su mandato en 2011, se encuentra así, con el 30%, en el nivel más bajo de aprobación de su gestión, de acuerdo con la encuesta del Instituto Datafolha.

En el sondeo de marzo, Rousseff tenía el 65% de apoyo, pero a medida que la inflación subía y los tipos de intereses aumentaban, en un clima de preocupación de la clase industrial y las centrales sindicales, la aprobación de la presidenta comenzó a declinar.

La diferencia entre una encuesta y otra fue la mayor para un presidente brasileño desde 1990, cuando el entonces mandatario Fernando Collor de Mello confiscó los ahorros de los brasileños y su popularidad entre marzo y junio de ese año pasó del 71 al 36%, porcentaje que aun así supera el actual de Rousseff.

La reducción del índice de popularidad, apuntó Datafolha, se registra en todas las regiones de Brasil, edades, clases sociales y niveles de escolaridad de la población.

Actitud "regular" ante las protestas

En el tema específico de las protestas, que comenzaron el 10 de junio en Sao Paulo por el aumento de la tarifa de autobuses y luego se extendieron a otras ciudades con otras reivindicaciones sociales, el 38% de los consultados consideraron que la actitud de Rousseff frente al problema fue regular, el 30% buena y el 26% pésima.

La evaluación de su gestión económica cayó del 49 al 27%, mientras que la expectativa de que la inflación se mantenga al alza avanzó del 51 al 54%, la de aumento del desempleo subió del 36 al 44% y la del poder de compra del salario bajó del 38 al 27%.

Rousseff iguala la popularidad más baja de su antecesor, Lula da SilvaPor el margen de error de dos puntos porcentuales de la encuesta, la popularidad de Rousseff igualó la más baja de su antecesor, Luiz Inácio Lula da Silva, que en diciembre de 2005, en medio de un fuerte escándalo que sacudió al gobernante Partido de los Trabajadores (PT), obtuvo una aprobación del 28%, pero después consiguió repuntar.

El sondeo fue realizado el jueves y el viernes, cuando fueron consultados 4.717 electores de 196 municipios.

Diálogo con los jóvenes

Rousseff ha anunciado el lanzamiento de un canal de diálogo con los jóvenes, a modo de red social, tras reunirse con representantes de los movimientos sociales juveniles en el Palacio de Planalto.

La Secretaría Nacional de la Juventud, una instancia vinculada a la Presidencia, ha precisado que se creará un "observatorio participativo", que comenzará a funcionar en "dos semanas", con el objetivo de abordar con los jóvenes temas como la educación, la sanidad o la violencia en los barrios periféricos.

Para acceder al "observatorio participativo", una suerte de red social, los usuarios tendrán que crearse una cuenta que podrá integrar con los demás perfiles que disponga en otras redes sociales. Así, los usuarios podrán disponer de un banco de datos sobre el Transporte, la Educación o la Sanidad.

"El observatorio participativo permitirá que la gente tenga un canal permanente de diálogo con los jóvenes mediante las redes sociales para consultas públicas, pero también para profundizar en el contenido acerca de temas de la juventud o de las políticas públicas", ha aclarado la secretaria de Juventud, Severine Macedo.

El Ejecutivo brasileño pretende que esta instancia se convierta en una vía alternativa para comunicarse con los jóvenes, el sector de la población que más se ha movilizado contra el Gobierno en las últimas cuatro semanas, al Consejo Nacional de la Juventud.