Fallece un joven turco al levantar una barricada en las revueltas callejeras de Estambul

  • La Policía turca emplea gases lacrimógenos contra los manifestantes.
  • Unas 1.500 personas han sido detenidas desde el inicio de las protestas.
  • Erdogan señala a "elementos radicales" como autores de los disturbios.

Un joven de 19 años murió esta madrugada atropellado al levantar una barricada en una autovía en Estambul, convirtiéndose así en la primera víctima mortal de las revueltas que sacuden Turquía desde el viernes pasado.

Mehmet Ayvatas fue alcanzado por un vehículo particular mientras intentaba colocar una barricada para cortar el tráfico en una autovía del barrio de Ümraniye, en la parte asiática de Estambul, informó el diario Evrensel.

Ilhan Cihaner, un antiguo fiscal general del Estado y actual diputado del opositor Partido Republicano del Pueblo, confirmó la muerte y añadió que el funeral del joven tendrá lugar este martes. Desde el viernes por la mañana, decenas de miles de turcos se enfrentan a la policía en barrios de Estambul, Ankara, Esmirna y otras ciudades del país eurasiático.

Por su parte, la Policía turca ha empleado este lunes gases lacrimógenos contra los manifestantes en Ankara, según ha relatado un testigo, en el cuarto día de manifestaciones violentas contra el Gobierno del primer ministro Recep Tayyip Erdogan.

Los agentes han lanzado gases lacrimógenos cuando unos mil manifestantes, en su mayoría jóvenes, han avanzado hacia sus líneas en la céntrica plaza Kizilay al grito de "Tayyip dimite".

Por su parte, la 'número dos' del opositor Partido Republicano del Pueblo (CHP, por sus siglas en turco), Aylin Nazliaka, ha denunciado este lunes que al menos 1.500 personas han sido detenidas en Ankara durante las protestas, han sido esposadas y se les ha denegado acceso a abogados.

"Hay sangre en las manos de Recep Tayyip Erdogan, no importa cuánto se las lave,", dice un opositor "Había unos 1.500 bajo custodia y mientras estábamos allí (en el departamento de Policía) llegaron otros nueve autobuses", ha relatado al diario turco 'Hürriyet'. El Ministerio del Interior turco ha informado de 500 personas bajo custodia en Ankara.

Según la diputada opositora, los detenidos han sido fotografiados y se les ha hecho firmar un testimonio. "Esta no es una práctica legal, pero les han dicho que si no permitían que les fotografiaran estarían más tiempo (detenidos) y se dice que las fotos se usarán para compararlas con vídeos y determinar quién ha provocado daños a propiedades públicas", ha precisado.

Asimismo, ha explicado que los manifestantes heridos a los que ha visitado en dos hospitales le han asegurado que "la intervención policial fue desproporcionada y que trataban de golpearles en la cabeza" con los botes de gases lacrimógenos.

"Hay sangre en las manos de Recep Tayyip Erdogan, no importa cuánto se las lave, esta mancha no saldrá y quedará para la historia como una fuente de vergüenza", ha remachado la dirigente del principal partido opositor.

Huelga de 24 horas

Por su parte, la Confederación de Sindicatos de Trabajadores Públicos (KESK), una de las cuatro principales organizaciones obreras de Turquía, ha anunciado que convoca una huelga de dos días a partir de este martes por el exceso de violencia policial a la hora de atajar las protestas.

El secretario general del KESK, Ismail Hakki Tombul, ha confirmado los dos días de huelga y asegura que ha solicitado a otros sindicatos que se unan a las protestas. "Desde hace siete días la gente está en la calle y los sindicatos deben de jugar también su papel en esto", agregó.

La "huelga de advertencia" anunciada por el sindicato en un comunicado se justifica por "el estado de terror que se ha aplicado contra las multitudinarias protestas" de los últimos días. Esta confederación de sindicatos está formada por once organizaciones obreras y cuenta con más de 200.000 afiliados.

La Bolsa de Turquía se desploma

El selectivo de la Bolsa de Estambul ha concluido la sesión de este lunes con un histórico desplome del 10,47%, la mayor caída del indicador en una sola jornada desde 2003, ante la incertidumbre desatada por las protestas.

De este modo, el índice BIST 100 de la Bolsa otomana, que había iniciado la sesión con una caída del 6,43%, hasta los 80.463,06 puntos básicos, concluía la jornada en 76.983,66 puntos, un 10,47% por debajo del cierre del pasado viernes.