Un empleado detenido por la explosión en Disneyland

  • Tiene 22 años de edad.
  • La explosión se registro en el parque de atracciones de Anaheim, California.
  • El hielo seco que había en el interior de una botella pudo originar el estallido.
Vista general del parque, con Buzz Light Year –personaje de la película Toy Story–, en primer término.
Vista general del parque, con Buzz Light Year –personaje de la película Toy Story–, en primer término.
DISNEY

Un empleado de Disneyland ha sido detenido este miércoles en conexión con la explosión registrada este martes en el Disneyland de Anaheim, California. El incidente causó el desalojo de una sección del parque de atracciones, pero no hubo lesionados.

Christian Barnes, un vecino de Long Beach que es parte del equipo de ventas del parque (vendía refrescos en un carrito), ha sido arrestado, según reporta el diaro Los Angeles Times. Se sospecha que colocó el aparato explosivo que originó el incidente.

Las autoridades creen que la explosión, en el área de  Toontown, pudo ser originada por un hielo seco que había en el interior de una botella de plástico que fue dejada en un bote de basura.

"Coopera con los investigadores"

"Barnes coopera con los investigadores y ha indicado que se trató de un incidente aislado cuyo impacto no previó", ha explicado el sargento Bob Dunn, de la Policía de Anaheim. No ha dicho nada sobre el posible móvil de la acción.

Las autoridades creen que la explosión pudo ser originada por un hielo seco que había en el interior de una botella.

Sonó más fuerte que un disparo

El incidiente, en el que no han habido daños materiales ni heridos, obligó a desalojar el parque.

La explosión fue reportada alrededor de las 5:30 horas, en la zona del Mickey Toontown de Disneyland, según explicó la policía.

Un equipo de especialistas en explosivos

La policía de Anaheim investigó el incidente con la ayuda de un escuadrón de explosivos del condado de Orange.

Unas dos horas después de la explosión se completó la revisión, el área se consideró segura y se permitió a los visitantes regresar a Toontown.

"Sonó más fuerte que un disparo", relata uno de los testigos.