Texas sigue amenazada por las fuertes lluvias e inundaciones tras la muerte de dos personas

  • Las víctimas son dos mujeres.
  • Ambas fueron arrastradas por las fuertes corrientes.
  • Un adolescente está reportado como desaparecido.
  • EL TIEMPO: Consulta el pronóstico meteorológico para San Antonio.

Las fuertes lluvias y el riesgo de inundaciones siguen amenazando al centro y sur de Texas,  tras la muerte de dos personas este sábado por las riadas. Un muchacho sigue desaparecido, mientras los servicios meteorológicos pronostican más precipitaciones.

Los equipos rescataron en San Antonio a más de 200 personas amenazadas por las crecidas de los ríos que dejaron las lluvias del fin de semana. Las carreteras se inundaron, varios carros se quedaron atrapados en el agua y muchos vecinos tuvieron que sacar sus botes salvavidas para ponerse a resguardo.

Un adolescente ha sido reportado como desaparecido. Se lo llevó la corriente cuando trataba de cruzar el arroyo Cibolo en la zona de Schertz, San Antonio.

Pronostican más lluvias

El Servicio meteorológico Nacional ha pronosticado que las lluvias seguirán este domingo, al menos por la mañana. Para la tarde se espera que pasen los nublados y los cielos luzcan despejados.

No lo esperábamos. No hubo mucha advertencia al respecto"Fue una locura", dijo Gera Hinojosa, que se dedica a estacionar autos en el centro de la ciudad, después de la tormenta. "No lo esperábamos. No hubo mucha advertencia al respecto", agregó.

En el caso de dos mujeres, la tormenta tuvo consecuencias fatales.

Una quedó atrapada en su automóvil y subió al techo, pero las aguas la arrastraron, dijo Christian Bove, portavoz de los Bomberos de San Antonio. Su cadáver fue encontrado más tarde junto a una verja. No se le identificó de inmediato.

Las autoridades de urgencias también encontraron el cuerpo de una mujer cuyo vehículo fue arrastrado por las aguas mientras los bomberos trataban de rescatarla. Su identidad tampoco fue revelada, pero Bove dijo que tenía unos 60 años.

Cientos de rescates

Los bomberos realizaron más de 235 rescates en toda la ciudad, algunos en embarcaciones inflables, dijeron las autoridades, y seguían las labores al caer la noche de este sábado.

"Estaremos trabajando mientras la luz lo permita y regresaremos en la mañana si las aguas bajan", dijo Charles Hood, jefe de Bomberos de San Antonio, quien agregó que para los bomberos entrar en las zonas inundadas era más peligroso que entrar a un edificio en llamas.

A la caída de la noche, el agua todavía se cubría cunetas y pasos subterráneos. Varias carreteras estaban cerradas, entre ellas una autopista importante que enlaza con los suburbios de la ciudad.