Un grupo de inmigrantes mexicanos ayuna en Florida

  • Quieren llamar la atención sobre las redadas y deportaciones del gobierno.
  • Tres mexicanos y un guatemalteco mantienen el ayuno en una Iglesia.
  • En 2012 el gobierno de Barack Obama expulsó a 410 mil indocumentados.
Un grupo de inmigrantes se entretiene en 2011 en un centro para jornaleros de Portland, Oregon, donde acuden a pedir trabajo personas sin documentos.
Un grupo de inmigrantes se entretiene en 2011 en un centro para jornaleros de Portland, Oregon, donde acuden a pedir trabajo personas sin documentos.
Rubén Moreno / ARCHIVO

Un grupo de inmigrantes mexicanos mantiene un ayuno en Homestead, Florida, a favor de mantener a las familias unidas y para llamar la atención sobre las redadas y deportaciones que realiza el gobierno de Estados Unidos.

Siguen deteniendo a muchas personas y separando familias "Siguen deteniendo a muchas personas y separando familias", dijo a Notimex Gabriela Abendano, quien realizó un ayuno de 24 horas que concluyó este jueves, en una medida que mantienen otros cuatro inmigrantes desde el sábado pasado.

Abendano, de 25 años e integrante del movimiento "WeCount", llegó a Estados Unidos a los nueve años procedente del sureño estado mexicano de Oaxaca, por lo que está amparada por el programa de Acción Diferida.

La mujer se unió al ayuno en forma simbólica. Su esposo, también indocumentado, fue arrestado el 8 de abril pasado cuando iba a recoger a un amigo para ir al trabajo y aunque fue dejado en libertad días después, ahora está en proceso de deportación.

"Yo tuve la oportunidad de aplicar a la Acción Diferida para jóvenes, pero mi marido no tuvo la misma suerte", indicó Abendano.

Otras cuatro personas más: tres mexicanos y un guatemalteco, mantienen el ayuno en una Iglesia Metodista de Homestead desde el sábado pasado y planean concluirlo mañana viernes.

Abendano dijo que el ayuno es un movimiento nacional que busca llamar la atención sobre la separación de familias que se produce con las redadas y las deportaciones.

En los últimos cuatro años, el gobierno del presidente Barack Obama ha superado el número de deportaciones. En el año fiscal 2012 expulsó a casi 410 mil indocumentados.