Los sindicatos y los demócratas dudan si recibir inmigrantes capacitados será positivo

  • Lo ven como un intento de deprimir un mercado laboral rentable trayendo mano de obra barata.
  • Los grupos de líderes de la elite tecnológica están divididos con este tema.
  • El número de visas podría trepar a 180.000.

Para la industria tecnológica de Estados Unidos, hay una notable escasez en el número de estadounidenses expertos en programación e ingeniería de computadoras que está perjudicando los negocios.

Mucha gente coincide en que los empleadores deberían tener acceso a inmigrantes Pero los sindicatos y algunos demócratas lo ven como algo peligroso: para ellos la iniciativa de Mark Zuckerberg, de Facebook, de aumentar el número de visas para trabajadores extranjeros altamente especializados es un intento por deprimir un mercado laboral rentable trayendo mano de obra barata y trabajadores vinculados a contratos forzosos.

La respuesta está entre uno y otro extremo: depende tanto de las nuevas tecnologías y del sistema educativo estadounidense para ponerse al día, como de la ley inmigratoria.

Pero la minucia de trabajos de computación en Estados Unidos que podría ser destinada a extranjeros —menos de 200.000 sobre 6 millones— ha sido suficiente como para obstaculizar un acuerdo bipartidista sobre reforma inmigratoria en el Senado, poner de manifiesto el poderío sindical y dividir el grupo de líderes de la elite tecnológica que esperan influir sobre Washington.

"Mucha gente coincide en que los empleadores deberían tener acceso a inmigrantes (altamente especializados) que representen un beneficio para la nación, y somos una nación de inmigrantes", dijo B. Lindsay Lowell, director de estudios políticos en el Instituto para el Estudio de la Migración Internacional, en la Universidad de Georgetown. "Creo que la cuestión es ver hasta qué punto es positivo".

El número de visas podría aumentar

El proyecto de inmigración en el Senado —resultado de meses de discretas negociaciones entre ocho senadores influyentes— se apresta a duplicar prácticamente el número de trabajadores extranjeros altamente especializados para trabajar en Estados Unidos con la visa H-1B, de los 65.000 actuales a 110.000.

El número de visas podría trepar a 180.000, lo cual depende del número de solicitudes recibidas y la tasa de desempleo.

El Comité de Asuntos Jurídicos del Senado planeaba discutir el jueves la porción del proyecto relacionado con dichas visas, sentando las bases para una posible votación de la cámara en pleno.

La expansión de las visas H-1B es considerada la primera gran victoria de la nueva organización cabildera sin fines de lucro de Zuckerberg, FWD.us, que recibe respaldo financiero de gigantes de la tecnología como Bill Gates, de Microsoft, Reid Hoffman, de LinkedIn, y el pionero de Napster, Sean Parker.

Al anunciar el grupo en abril, Zuckerberg reclamó cambios para que los negocios estadounidenses puedan atraer a "la gente más talentosa y trabajadora, independientemente de donde haya nacido".