Amanda Berry, secuestrada en Cleveland durante diez años, ya está en casa y pide privacidad

  • Su hermana solicitó respeto para ella y su hija para que "puedan recuperarse".
  • Darán explicaciones cuando la familia esté preparada.
  • La policía ha encontrado cadenas y cuerdas con las que habrían sido atadas.

Amanda Berry, una de las jóvenes encontradas esta semana en una casa de Cleveland tras una década secuestrada, ya está con su familia. Escoltada por la policía y junto a su hija de seis años, bajó del coche ante una gran expectación mediática pero aún sin fuerza para hacer una declaración.

Fue su hermana, Beth Serrano, quien ofreció un pequeño discurso entre lágrimas ante los periodistas que se agolpaban a las puertas de una casa llena de globos y mensajes de bienvenida.

"Agradecemos todo lo que habéis hecho por nosotros en los últimos diez años, pero ahora respetad nuestra privacidad", dijo la hermana, quien insistió en el respeto hacia Amanda y su hija hasta que puedan recuperarse. "Nuestra familia necesita privacidad para que mi hermana y mi sobrina puedan salir adelante. Por favor, respetad esto hasta que estemos preparados para dar explicaciones", añadió.

La policía también ha aprovechado las circunstancias para ofrecer más detalles sobre la investigación. Un agente explicó así que habían encontrado cadenas y cuerdas con las que habrían sido atadas, pero descartaron el hallazgo de cadáveres.