Culpan al chófer de la limusina que ardió en San Francisco de la muerte de sus ocupantes

  • Una de las supervivientes asegura que el conductor tardó en detenerse.
  • Las ocupantes de la limusina le gritaron que parase cuando se inició el fuego.
  • Por su parte, el conductor asegura que gracias a él pudieron salir de la limusina.
Imagen de una televisión local en la que aparece el momento en que la limusina se incendia.
Imagen de una televisión local en la que aparece el momento en que la limusina se incendia.
ARCHIVO

Una mujer que sobrevivió al incendio de una limusina, en el que murieron calcinadas cinco mujeres que iban a una despedida de soltera, culpó este martes al conductor del vehículo por tardar en detenerse y permitir huir a las víctimas.

Nelia Arellano, de origen filipino, dijo que cuando el fuego inició en la parte trasera de la limusina, las nueve ocupantes comenzaron a gritar al conductor, Orville Brown, de 46 años, que se detuviera, "pero no nos hacía caso".

El conductor asegura que salvó la vida de cuatro de las mujeres que iban en el coche El incidente ocurrió el sábado por la noche cuando las nueve enfermeras, todas de origen filipino, se dirigían a la despedida de soltera de una de ellas y la limusina se incendió al cruzar por el Puente de la Bahía al sur de San Francisco.

Arellano dijo que para cuando el conductor se detuvo, la limusina ya estaba cubierta en llamas. El médico forense del condado de San Francisco dijo el lunes que es la peor tragedia que ha visto en 21 años de servicio.

Las cinco enfermeras perecieron calcinadas cuando trataban de salir de la parte de pasajeros de la limusina por una ventana a la cabina del conductor.

En total cuatro mujeres del grupo de amigas y el conductor se salvaron.La limusina quedó totalmente consumida.

El conductor dijo que al principio no entendió lo que decía una mujer pasajera pero momentos después se detuvo.

Brown argumenta que salvó a las cuatro mujeres sobrevivientes al ayudarles a salir por la ventana hacia la cabina del vehículo.

La Patrulla de Carreteras de California (CHP) investiga el incidente porque los puentes son propiedad estatal.