Austria y los Balcanes acuerdan frenar influjo de migrantes

Abrumados por una ola de refugiados y lo que califican de indecisión de la Unión Europea, Austria y sus vecinos al sur, en la ruta que toman los migrantes en los Balcanes, convinieron el miércoles...

Abrumados por una ola de refugiados y lo que califican de indecisión de la Unión Europea, Austria y sus vecinos al sur, en la ruta que toman los migrantes en los Balcanes, convinieron el miércoles reforzar los controles fronterizos y advirtieron que tarde o temprano tendrán que cerrar las puertas completamente.

Desestimando las advertencias de que la restricción provocará acumulaciones desastrosas de refugiados en las fronteras a lo largo de la ruta, la ministra del Interior austríaca Johanna Mikl-Leitner afirmó: "debemos reducir ahora el flujo de migrantes porque la cuestión de los refugiados puede convertirse en un asunto de supervivencia para la Unión Europea".

Ministros del Interior y Relaciones Exteriores de los miembros de la UE Austria, Bulgaria, Croacia y Eslovenia, además de Albania, Bosnia, Kosovo, Macedonia, Montenegro y Serbia, se reunieron el miércoles en Viena y emitieron una declaración en ese mismo tono. Citaron "limitados recursos y capacidad de recepción, consecuencias potenciales para la seguridad interna y la cohesión social, como también los desafíos relativos a la integración".

"No es posible procesar un número ilimitado de migrantes y solicitantes de asilo", advirtió.

El documento se concentró en reducir el influjo de gente —algunos que huyen de la guerra y la persecución y otros de las penurias económicas— en vez de cortarlo totalmente.

Austria dispuso recientemente que no aceptará más de 80 solicitantes de asilo por día y limitó el número de refugiados que permitirá atravesar el país. Esto ha provocado más restricciones fronterizas en otros países del sur que repercuten hasta Grecia, el punto de llegada para la mayoría de los migrantes que llega por mar desde Turquía.

En el centro de Atenas varios centenares de migrantes afganos, a quienes no se ha permitido trasponer la frontera a Macedonia, acamparon en una plaza céntrica. "Llegué ayer, pero no hemos tratado de ir a la frontera", dijo Aman Golestani, estudiante de sicología de 22 años. "No sé lo que haré ahora. Solo esperamos que se abra la frontera".

Golestani dijo que temía regresar a su país. "El Talibán está matando gente como nosotros, los jóvenes que tratamos de recibir una educación", afirmó.

"El flujo de migración en la ruta occidental de los Balcanes debe ser reducido sustancialmente", dijo el documento de 19 puntos. Declaró que todas las naciones en la conferencia negarán la entrada a todos aquellos "sin documentos de viajes, con documentos falsificados, o migrantes que formulen declaraciones engañosas sobre su nacionalidad o identidad".

Grecia, que no fue invitada, censuró la reunión. "La falta de invitación a este evento es considerada un acto no amistoso que crea la impresión de que algunos, en nuestra ausencia, desean iniciar decisiones que nos afectan directamente", afirmó el canciller griego Nikos Kotzias. "Esta es una nueva iniciativa extrainstitucional que viola la letra y el espíritu de los tratados de la Unión Europea y el derecho internacional sobre refugiados".

Sin embargo, el ministro de relaciones exteriores de Austria, Sebastian Kurz, dijo a la prensa que una reunión de cancilleres de la UE hace tres semanas demostró que Grecia "no está de ningún modo dispuesta a reducir el influjo (de refugiados) y solo está interesada en transportar los refugiados lo más rápidamente posible a Europa central".

Horas antes, la organización Amnistía Internacional advirtió que la Unión Europea está demasiado centrada en mantener a los migrantes fuera del bloque y no está tomando medidas humanitarias que podrían haber evitado la muerte de miles de personas en el mar

Más de 110.000 personas han llegado a la UE en lo que va de año huyendo de conflictos o de la pobreza, y unas 400 han muerto.

En su informe anual de 2015-2016, presentado el miércoles, Amnistía afirmó que "la fracasada estrategia de refugiados de la UE sigue centrada en mantener a la gente fuera, en lugar de proporcionar un paso seguro a Europa que podría haber salvado miles de vidas".

El grupo humanitario afirmó que los países de la UE, "en su mayor parte vacilaron u obstaculizaron de forma activa posibles soluciones" para el reparto de refugiados. La agencia añadió que se hicieron pocos esfuerzos para encontrar más formas reguladas para que los migrantes evitaran peligrosas travesías marítimas y entrasen en Europa de forma segura.

___

Elena Becatoros y Derek Gatopoulos en Atenas, Pablo Gorondi en Budapest y el periodista de video Philipp Jenne en Viena contribuyeron a este despacho.