Un grupo de radicales ataca a la policía de Seattle tras la marcha a favor de la reforma migratoria

  • Se detuvo a 18 personas que comenzaron a atacar a la policía horas después de que terminase la marcha pacífica.
  • La policía recurrió a granadas aturdidoras y descargas de gas pimienta.
  • Ocho agentes resultaron heridos durante los enfrentamientos.

La Policía de Seattle usó granadas aturdidoras y descargas de gas pimienta contra individuos que les arrojaron piedras, botellas y otros objetos la noche del miércoles en un brote de violencia posterior a una marcha pacífica a favor de la inmigración.

Los manifestantes lanzaban piedras y derribaban el material urbano Varias decenas de manifestantes que se dijeron anticapitalistas, muchos con pañuelos que les cubrían el rostro, comenzaron a chocar con la Policía en el centro de Seattle horas después de que terminó una marcha pacífica en la que se pidió una amplia reforma migratoria, entre otras cosas.

Los manifestantes lanzaron piedras y otros objetos hacia los policías y los medios de comunicación.

A medida que se alejaban de las calles del centro de Seattle, derribaban barreras callejeras, botes de basura y cajas de venta de periódicos para tratar de bloquear el paso de los policías.

Algunos de los hombres rompieron aparadores de tiendas y golpearon vehículos con personas en su interior. Inicialmente los policías utilizaron sus bicicletas como escudos para defenderse, pero luego buscaron dispersar la turba y evitar actos de vandalismo recurriendo a granadas aturdidoras —que estallan con un destello y ruido fuertes antes de liberar humo— y descargas de gas pimienta.

Al final, fueron detenidas 18 personas, informó el jefe de la Policía de Seattle Chris Fowler.

Ocho agentes heridos

Fowler dijo que ocho agentes resultaron heridos, en su mayoría con rasguños y moretones. Uno de los agentes fue alcanzado en una rodilla por una piedra. La violencia surgió luego de una segunda marcha que fue calificada de protesta "contra el capitalismo".

Estos manifestantes se concentraron en el sector financiero del centro de Seattle.

"La primera marcha (relacionada con los inmigrantes) llegó al centro. Fue absolutamente tranquila... Fue casi un asunto festivo y también traían algunos mensajes importantes que querían expresar. No se registraron incidentes de ningún tipo", dijo el alcalde de Seattle Mike McGinn el miércoles por la noche.

"La segunda marcha fue muy diferente y no sólo por el mero hecho que se no tenía permiso. Creo que también tenía que ver con la naturaleza de los individuos que la componían y lo que querían hacer", agregó.