Migrante sirio busca nuevo futuro en Alemania

Mohammed al-Haj, un migrante sirio cuyo trayecto por el este de Europa hasta llegar a Alemania en el verano pasado fue documentado por The Associated Press, ha completado su primer curso de idioma...

Mohammed al-Haj, un migrante sirio cuyo trayecto por el este de Europa hasta llegar a Alemania en el verano pasado fue documentado por The Associated Press, ha completado su primer curso de idioma alemán y se prepara para iniciar el segundo. Esa capacitación, junto con el permiso de residencia por tres años que recibió, permite al migrante de 27 años prepararse para una nueva vida en su país adoptivo.

El nativo de Alepo, ciudad que fue la capital económica de Siria y ahora está en ruinas, llegó al estado de Sarre (Saarland) en Alemania Occidental en septiembre para beneficiarse de su procesamiento expeditivo de migrantes. Desde entonces se ha mostrado ávido por adaptarse.

En noviembre, aceptó una oferta de las autoridades locales de asistir voluntariamente a clases de idioma alemán y en abril iniciará clases obligatorias en busca de una capacitación que le permita estudiar en Alemania.

"Honestamente, valió la pena", dijo de su peligroso viaje de dos semanas de Turquía a Grecia y desde allí, pasando por los Balcanes, hasta Alemania. "Las condiciones en Alemania son muy buenas. Valió la pena correr ese riesgo para construirme un futuro aquí".

Al-Haj ha vivido en una casa privada junto con otros tres sirios solicitantes de asilo desde octubre. La renta la paga el gobierno local y recibe un estipendio mensual de 330 euros (368 dólares) para comida y otros gastos.

"Me las arreglo, pero no puedo ir a muchos sitios porque el transporte es caro", dijo.

Al-Haj afirma que puede comunicarse con su alemán rudimentario, pero espera llegar a dominar el idioma para inscribirse en una universidad alemana y estudiar administración de empresas.

"Sin saber alemán, ellos (los migrantes) no tienen ninguna oportunidad en Alemania", afirmó Franca Cipriano, directora de la escuela Tertia en Saarlouis, donde estudia al-Haj. "Para trabajar necesitan el idioma. Si quieren conseguir la ciudadanía y tener pasaporte alemán, tienen que aprobar un examen de educación cívica y una prueba de idioma".

Al-Haj estaba por estudiar literatura árabe en Alepo cuando estalló la guerra en 2011 y tuvo que abandonar su sueño para trabajar y aportar a su familia.

Su decisión de unirse al millón de sirios, iraquíes, afganos y otros que han emprendido el peligroso viaje a Europa occidental se produjo después que rechazaron su solicitud de visa de estudiante para estudiar en Alemania.