Virgin Galactic presenta nuevo cohete para turismo espacial

Virgin Galactic presentó el viernes una nueva versión de su cohete de turismo espacial SpaceShipTwo, mientras se prepara para reanudar las pruebas de vuelo por primera vez desde que ocurrió un...

Virgin Galactic presentó el viernes una nueva versión de su cohete de turismo espacial SpaceShipTwo, mientras se prepara para reanudar las pruebas de vuelo por primera vez desde que ocurrió un accidente en 2014 que destruyó la nave original y ocasionó la muerte de un piloto, lo que frenó la naciente industria.

Una camioneta Land Rover que llevaba al fundador de Virgin Galactic, Sir Richard Branson, de pie asomándose por el techo corredizo, remolcó la nave para colocarla frente a una audiencia dentro de un hangar en el Puerto Mojave del Aire y el Espacio, en el sur de California, donde fue ensamblada.

Eva-Deia, nieta de 1 año de Branson, ayudada por su madre, bautizó la nave espacial rompiendo una pequeña botella de leche sobre la punta. La pequeña es hija del hijo de Branson, Sam, y de la esposa de éste, Bellie.

"Todos en esta sala necesitamos pellizcarnos (...) ¿no es hermosa?", dijo Branson a la audiencia.

La nave es del tamaño de un jet corporativo pequeño. Recibió el nombre de Virgin Spaceship Unity por sugerencia del físico teórico Stephen Hawking, a quien Branson prometió un paseo gratuito al espacio.

SpaceShipTwo está diseñada para ser volada por una tripulación de dos y para transportar a hasta seis pasajeros en un vuelo suborbital a alta velocidad. A una altitud superior a 99 kilómetros (62 millas), los pasajeros experimentarán algunos minutos de ingravidez y observarán la Tierra.

Después de años de desarrollo, Virgin Galactic parecía estar acercándose al objetivo de convertir a civiles comunes en astronautas cuando se destruyó el primer SpaceShipTwo el 31 de octubre de 2014, durante su cuarto vuelo impulsado por cohete. Sus restos cayeron en el desierto de Mojave.

"Cuando tuvimos el accidente, nos preguntamos durante aproximadamente 24 horas si valía la pena continuar, si debíamos poner término al trabajo del día", dijo Branson a The Associated Press. Comentó que sus ingenieros, astronautas y miembros del público ayudaron a convencerlo de que el viaje al espacio es demasiado importante para rendirse.