Precios al consumidor en EEUU sin variar en enero

Los precios al consumidor en Estados Unidos se mantuvieron estables en enero, ya que el alza en los precios de viviendas y atención médica fue contrarrestada por la baja en los precios del...

Los precios al consumidor en Estados Unidos se mantuvieron estables en enero, ya que el alza en los precios de viviendas y atención médica fue contrarrestada por la baja en los precios del combustible.

Aun así la tasa anual de inflación parece estar cobrando impulso. El Departamento del Trabajo dijo que los precios subieron 1,4% en los últimos 12 meses, mientras que en ese periodo del año anterior la inflación fue de casi cero. Los precios al consumidor aumentaron a su mayor tasa anual desde octubre del 2014.

La combinación de dólar fuerte y combustible barato ha mantenido la inflación a raya en el país. Los precios de la gasolina han bajado 24% en el año pasado a un promedio nacional de 1,72 dólares el galón. Al mismo tiempo, los problemas económicos en el exterior han impulsado el valor del dólar, con lo que las importaciones se hacen más baratas. Pero el ritmo del descenso de los precios de la gasolina fue más lento en enero, con lo que disminuye su efecto sobre la inflación.

La inflación subyacente, que excluye los costos volátiles de energía y alimentos, subió 0,3% en enero. En los últimos 12 meses la inflación subyacente ha aumentado 2,2%.

Los gastos de vivienda — que representan una tercera parte del índice de gastos del consumidor — han aumentado 3,2% desde hace un año. Los precios de atención médica, pasaje aéreo, vestimenta y vehículos, también aumentaron en enero, mientras que los de alimentos se mantuvieron inalterados.

La Reserva Federal sigue muy de cerca la inflación, al buscar asegurar que la inflación general se acelere a 2% en su medida preferencial. Esa medida de consumo personal le resta importancia a la vivienda. Publicó un aumento anual modesto del 0,6%.

Los funcionarios de la Fed están cada vez más inseguros sobre el camino de la inflación después de aumentar una tasa de interés clave en diciembre de un histórico punto bajo fijado a finales del 2008. El aumento de un cuarto de punto porcentual impulsó la tasa de fondos federales de casi cero a un rango de entre 0,25% y 0,5%.

Los dirigentes de la Fed tienen mayores preocupaciones en cuanto a amenazas al crecimiento económico de Estados Unidos debido a los bajos precios del petróleo y la ralentización económica en China y otros mercados emergentes, de acuerdo con las minutas de su reunión de enero publicadas el miércoles.

Funcionarios dicen que estas incertidumbres complicaron el pronóstico del crecimiento e inflación, dos factores clave para decidir el ritmo de aumentos de tasas de interés.

"La mayoría de los participantes indicaron que fue difícil juzgar en este punto si el pronóstico para la inflación y crecimiento económico había cambiado materialmente, pero consideraron que la incertidumbre que rodea al pronóstico ha aumentado como resultado de los recientes desarrollos económicos y financieros", indicaban las minutas.