Unos 190.000 usuarios argentinos afectados por cortes luz

Unos 190.000 hogares y comercios de Buenos Aires y localidades de los alrededores comenzaron a ser afectados el jueves por cortes programados de electricidad causados por un deficiente sistema...

Unos 190.000 hogares y comercios de Buenos Aires y localidades de los alrededores comenzaron a ser afectados el jueves por cortes programados de electricidad causados por un deficiente sistema energético incapaz de hacer frente a una ola de calor.

Las restricciones durarán tres horas. Se iniciaron en momentos en que el termómetro alcanzaba más de 31 grados en una jornada en la que se espera unos 33 o 34 grados de máxima.

El viernes los cortes de luz alcanzarán a otros 196.352 usuarios en un esquema que se aplicará de forma rotativa mientras dure la actual ola de calor a los distintos barrios de Buenos Aires y decenas de localidades cercanas y que responde a la situación de emergencia energética que declaró el gobierno el 15 de diciembre, pocos días después de que el presidente Mauricio Macri asumiera el poder.

En los últimos días, cientos de ciudadanos indignados bloquearon calles en la capital en protesta por problemas reiterados en el suministro de electricidad, tras lo cual el gobierno decidió implementar el esquema que en principio durará dos días y pretende poner en aviso a los ciudadanos para que no se vean afectados de forma sorpresiva por las interrupciones.

El gobierno evalúa "compensaciones" económicas para los usuarios afectados, dijo el jueves a distintas emisoras radiales el ministro de Energía Juan José Aranguren.

El corte se realizará en "horas pico" para amortiguar el impacto de la demanda en un "sistema colapsado" y "precario".

"Es lo que hay, es lo que tenemos", afirmó Aranguren, quien apuntó a una deficiente "capacidad de generación" de energía en el país, así como problemas en el "estado del sistema de cables y de transformadores" y a la "falta de mantenimiento o ausencia de inversión".

La medida se implementa pocos días después de que entraran en vigor fuertes aumentos en las tarifas eléctricas en la zona metropolitana, las cuales estaban subsidiadas por el gobierno de la presidenta Cristina Fernández (2007-2015).

El deterioro de suministro de electricidad, a cargo del cual están dos empresas que exigían un aumento de tarifas por considerarlas desactualizadas, es un problema que Argentina arrastra desde hace varios años y que todos los veranos genera interrupciones en el suministro y protestas callejeras.

Aranguren exhortó a las empresas a invertir en el sistema de distribución porque "el Estado no está condiciones de hacerlo" y al respecto señaló que "por eso también hemos hecho correcciones tarifarias".