Medvedev: Occidente está reavivando la Guerra Fría

Occidente está reavivando la Guerra Fría, según denunció el primer ministro ruso en un encuentro de altos cargos de Defensa, alegando que las sanciones impuestas a Moscú tras la anexión de Crimea y...

Occidente está reavivando la Guerra Fría, según denunció el primer ministro ruso en un encuentro de altos cargos de Defensa, alegando que las sanciones impuestas a Moscú tras la anexión de Crimea y los nuevos movimientos de la OTAN "solo agravan" las tensiones.

Dmitry Medvedev dijo el sábado que el presidente ruso, Vladimir Putin, ya anticipó en la Conferencia de Seguridad de Múnich de 2007 que la construcción de un sistema antimisiles en Occidente implicaba el riesgo de reiniciar la Guerra Fría, y que ahora "el panorama es más sombrío; los acontecimientos desde 2007 han sido peores de lo esperado".

"Las políticas de la OTAN relacionadas con Rusia siguen siendo hostiles y opacas — se podría ir más lejos y decir que hemos vuelto a una nueva Guerra Fría", dijo. "Prácticamente a diario nos llaman una de las peores amenazas ya sea para la OTAN, Europa o Estados Unidos".

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, devolvió la culpa a Moscú diciendo: "La retórica rusa, su postura y los ensayos de su fuerza nuclear están dirigidos a intimidar a sus vecinos, socavando la confianza y la estabilidad de Europa".

Más tarde, Stoltenberg afirmó a The Associated Press que todos los movimientos de la OTAN han sido en respuesta a las agresiones rusas.

"La OTAN no busca confrontación y no queremos una nueva Guerra Fría. Pero debemos responder a las operaciones militares rusas, que hemos visto a lo largo de varios años", indicó. "No solo la expansión militar, sino el hecho de que Rusia está dispuesta a utilizar su poder militar para cambiar las fronteras en Europa, como lo hicieron en Ucrania".

La conferencia es conocida por ser uno de los foros donde los altos cargos se expresan con más franqueza, y entre los asistentes de este año están el secretario de Estados de Estados Unidos, John Kerry; el primer ministro francés, Manuel Valls; el presidente de Ucrania, Petro Poroshenko; el canciller ruso, Serguéi Lavrov o el ministro británico de Exteriores, Philip Hammond, entre otros.

En una intervención posterior a la de Medvedev, Kerry contraatacó diciendo que Europa y Estados Unidos seguirán "soportando las repetidas agresiones de Rusia" y destacó que además de colaborar en Ucrania, Washington planea cuadriplicar su gasto en ayudas a la seguridad en Europa. Ello le permitiría a Estados Unidos mantener divisiones equipadas en Europa y una brigada adicional de combate en el centro y este del continente.

La OTAN también anunció la semana pasada que añadirá nuevos refuerzos multinacionales para respaldar las defensas de la alianza de los miembros de primera línea que corren mayor riesgo ante los rusos.

"Los que afirman que nuestra sociedad transatlántica se está deshaciendo — o esperan que se deshaga — no podrían estar más equivocados", apuntó el jefe de la diplomacia estadounidense.

Stoltenberg hizo hincapié en la necesidad de diálogo, pero también defendió la decisión de la OTAN de reforzar sus defensas, incluyendo el traslado de más tropas y equipo a los países limítrofes de Rusia. Se espera que en la cumbre que se celebrará el próximo verano en Varsovia, los países miembros "decidan fortalecer aún más los mecanismos de defensa y disuasión de la alianza", agregó.

También dijo a la AP que fue un "primer paso" positivo que los miembros de la OTAN han cesado de hacer recortes en sus presupuestos de defensa y trabajan rumbo a alcanzar las expectativas de la organización de que sus miembros inviertan 2% del producto interno bruto en defensa, un objetivo que pocos cumplen.

"Creo que todos los políticos preferirían gastar en educación, salud, infraestructura. Pero la seguridad no es gratis, y conforme crece la tensión debemos adaptarnos", comentó. "Cuando las tensiones se aliviaron hacia el final de la Guerra Fría, hubo un dividendo de paz y se redujeron los gastos en defensa. Pero cuando las tensiones aumentas, entonces también debemos incrementar las inversiones en defensa".

La presidenta de uno de los vecinos de Rusia, Lituania, Dalia Grybauskaite, señaló que Moscú "está demostrando una agresión militar abierta en Ucrania, una agresión militar abierta en Siria".

"No hay nada de frio. Está ya muy caliente", dijo sobre la situación política internacional.

Por su parte, el presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, criticó las acciones de Rusia en Ucrania y Siria y dijo que son "una demostración de que vivimos en un universo completamente diferente al de Rusia".

El principal peligro para los europeos ahora es "una Europa alternativa con valores alternativos" como el aislamiento, la intolerancia y la falta de respeto por los derechos humanos. "Esta Europa alternativa tiene su propio líder. Su nombre es sr. Putin", agregó.

Entre las medidas de disuasión de la OTAN hay también armas nucleares, subrayó Stoltenberg agregando que "nadie debe pensar que las armas nucleares pueden utilizarse en un conflicto convencional — cambiará la naturaleza de cualquier conflicto fundamentalmente".

Medvedev rechazó las sugerencias de que Rusia pueda utilizar armamento nuclear en un primer ataque.

"A veces me pregunto si estamos en 2016 o en 1962", dijo refiriéndose al año de la crisis de los misiles cubanos.

Medvedev pidió el levantamiento de las sanciones impuestas a Rusia tras la anexión de Crimea, que pertenecía a Ucrania, en marzo de 2014 diciendo que son "una carretera que no lleva a ninguna parte". Antes el sábado, Medvedev sugirió que Occidente podría perjudicarse a sí mismo si no retira los castigos pronto.

Kerry señaló que si Rusia quiere el final de las sanciones, tiene en su mano la "sencilla opción" de implementar el acuerdo de paz acordado en Minsk el año pasado.

"Rusia pude demostrar con sus acciones que respetará la soberanía de Ucrania, del mismo modo que insiste en que se respete la suya", agregó.

_____

Geir Moulson contribuyó a este despacho.