Proponen obligar a comercios revelar calorías en alimentos

Para alivio de las cadenas de comidas rápidas, el gobierno podría flexibilizar las normas que obligan a incluir las calorías en las etiquetas de platos tales como pizza frita en tocineta o...

Para alivio de las cadenas de comidas rápidas, el gobierno podría flexibilizar las normas que obligan a incluir las calorías en las etiquetas de platos tales como pizza frita en tocineta o cheeseburger doble, según un proyecto aprobado el viernes por la Cámara de Representantes.

La votación fue de 266 a 144, y el proyecto va ahora al Senado, donde su destino es incierto.

Los republicanos dicen que las normas sobre la inclusión de calorías en las etiquetas son demasiado onerosas, e intentan reducir las multas que deberían pagar los comercios por incumplimiento. Muchos restaurantes y vendedores minoristas de alimento deberán tener los nuevos rótulos para diciembre.

Las normas de la Administración de Alimentos y Medicamentos obligarán a restaurantes y otros establecimientos que tienen más de 20 sucursales a publicar el contenido calórico de manera "clara y conspicua" en menús de mesa y de tableros. Regirán también para la venta de alimentos preparados en tiendas, cines, panaderías, cafés, locales de venta de pizza a domicilio y parques de diversiones.

La representante republicana Cathy McMorris Rodgers, autora del proyecto, dijo que el objetivo de la norma es la flexibilidad.

El representante republicano Fred Upton, cuyo estado de Michigan es la sede de Domino's Pizza, dijo que no tiene sentido incluir el contenido calórico en un menú si el 90% de los pedidos se realiza online.

Los demócratas dijeron que la gente quiere más, no menos, información al elegir sus alimentos.

La representante demócrata Jan Schakowsky, quien dice que luchó en los años 70 para incluir las fechas de vencimiento en los alimentos, dijo que la inclusión de las calorías en las etiquetas ayudará a los consumidores a tomar mejores decisiones. Dijo que esto es crucial cuando más de 70 millones de estadounidenses son obesos, a un costo estimado de 147.000 millones de dólares anuales.