EEUU: Hospitales son acosados por tratamientos a niños trans

a programas similares en hospitales pediátricos en Pittsburgh y Phoenix. Esos hospitales no respondieron de momento a mensajes de correo electrónico y telefónicos en busca de comentario.

a programas similares en hospitales pediátricos en Pittsburgh y Phoenix. Esos hospitales no respondieron de momento a mensajes de correo electrónico y telefónicos en busca de comentario.

El tratamiento de transición está siendo criticado fuertemente en muchos estados, y algunos lo califican como una forma de abuso de menores. Los críticos dicen que la inocuidad debe estar bien establecida antes de someter a menores de edad a tratamientos potencialmente irreversibles.

Pero muchos grupos médicos respaldan permitir varios tipos de tratamiento médico para menores transgénero, mencionando evidencia de que pueden mejorar su bienestar, aunque no existen estudios rigurosos sobre beneficios y riesgos a largo plazo.

Muchos candidatos republicanos han estado menospreciando a las personas transgénero en sus campañas para las elecciones de noviembre, en una estrategia diseñada para motivar a su base conservadora y atraer a votantes independientes, dicen observadores políticos.

C.P. Hofman, consejero de políticas del Centro Nacional para la Equidad Transgénero, dijo que es la primera vez que saben de ataques dirigidos en internet contra hospitales infantiles, aunque otras organizaciones que proveen servicios a personas transgénero han enfrentado un hostigamiento significativo.

Realmente nos hace temer por la seguridad de los menores transgénero y sus familias y de las personas que les proveen servicios, dijeron.

La Coalición Política Transgénero de Massachusetts condenó también los ataques, y dijo que son acusaciones infundadas que forman parte de un asalto a los menores transgénero y a su atención médica, un asalto que se está propagando por el país.

La coalición dijo en un comunicado que atacar a los niños y a quienes los atienden por solicitar cuidados médicos apropiados es una posición indefensible y, esencialmente, un intento fallido de borrar a las personas transgénero de la vida pública.