Toneladas de peces muertos en río entre Polonia y Alemania

El primer ministro de Polonia dijo el viernes que cantidades enormes de desechos químicos fueron arrojados probablemente a propósito en el río Oder, que fluye a lo largo de la frontera con Alemania...

El primer ministro de Polonia dijo el viernes que cantidades enormes de desechos químicos fueron arrojados probablemente a propósito en el río Oder, que fluye a lo largo de la frontera con Alemania, causando un año ambiental tan severo que tomará años para que el río se recupere.

Toneladas de peces muertos han aparecido flotando o en las orillas del Oder en las últimas dos semanas, pero el asunto se volvió un escándalo apenas esta semana.

El primer ministro Mateusz Morawiecki, cuyo gobierno está bajo presiones por su manejo de lo que parece ser una enorme catástrofe ambiental, prometió que las autoridades polacas castigarán a los culpables.

Cantidades enormes de desechos químicos fueron arrojadas al río Oder con conocimiento total de los riesgos y las consecuencias, dijo en un video en Facebook.

No vamos a abandonar el asunto. No vamos a descansar hasta que los culpables sean castigados severamente.

La prensa alemana ha reportado que el desecho es mercurio, aunque no se lo ha confirmado oficialmente.

Las autoridades investigan la causa de la muerte masiva de peces. Enormes números de peces muertos fueron detectadas inicialmente cerca de la ciudad fronteriza polaca de Olawa a finales de julio, junto con otros animales muertos, como castores.

Przemyslaw Daca, jefe de la autoridad nacional de aguas de Polonia, dijo el jueves que 10 toneladas de peces muertos habían sido sacadas del río.

Esto muestra que estamos lidiando con una catástrofe ecológica gigante y escandalosa, dijo en una conferencia de prensa cerca del río en la que funcionarios enfrentaron la furia de los habitantes.

Mientras tanto, funcionarios alemanes se quejaron de que Polonia no respetó un tratado internacional al no notificarles inmediatamente sobre la contaminación del río. Un capitán de barco fue el primero en informar a las autoridades alemanas sobre los peces muertos el 9 de agosto.