Edgar Mitchell, astronauta del Apollo XIV y el sexto hombre en caminar sobre la Luna, murió en el sur de la Florida. Tenía 85 años.

La hija de Mitchell, Kimberly Mitchell, dijo que su padre murió el jueves por la noche en una clínica de cuidados paliativos de West Palm Beach tras una breve enfermedad.

La muerte de Mitchell coincide con el 45to aniversario de la misión Apollo XIV, que se efectuó del 31 de enero al 9 de febrero de 1971. Fue entonces cuando Mitchell y Alan Shepard ayudaron a la NASA a recuperarse de la misión Apollo XIII, que fue cancelada y casi resulta fatal. Posteriormente se dedicó a explorar fenómenos de la mente, la física y fenómenos inexplicables, tales como la metafísica y los extraterrestres.

Mitchell, uno de apenas 12 humanos en pisar la Luna, no eran un astronauta típico: En años posteriores, dijo que los extraterrestres visitaron la Tierra y que las personas que afirmaban sanar con la fe eran legítimas. Intentó comunicarse telepáticamente con amigos en casa durante su misión Apollo. Tuvo una "epifanía" en el espacio que lo hizo enfocarse en estudiar la conciencia, la física y otros misterios.

"Lo que yo experimenté durante ese viaje de tres días de regreso a casa fue algo muy parecido a una sensación abrumadora de conectividad universal", señaló Mitchell en su autobiografía publicada en 1996. "Se me ocurrió que las moléculas de mi cuerpo y las moléculas de la nave espacial misma fueron creadas hace mucho tiempo en la caldera de una de las antiguas estrellas que se consumieron en los cielos sobre mí".

En un comunicado emitido por correo electrónico, el administrador de la NASA Charles Bolden dijo que Mitchell era "uno de los pioneros de la exploración espacial en cuyos hombros ahora podemos pararnos".

La pasión de Mitchell por la exploración lo llevó a convertirse en astronauta, y se integró a la NASA en 1966. Ayudó a diseñar y probar los módulos lunares que llegaron a la Luna por primera vez en 1969 con Neil Armstrong y Buzz Aldrin.