Cuñada de presidente Castillo se entrega a fiscalía de Perú

La cuñada del presidente peruano Pedro Castillo se entregó el miércoles a las autoridades luego de que la víspera la policía y los fiscales la buscaran sin éxito en el palacio presidencial para ...

La cuñada del presidente peruano Pedro Castillo se entregó el miércoles a las autoridades luego de que la víspera la policía y los fiscales la buscaran sin éxito en el palacio presidencial para cumplir una detención por 10 días por presunto lavado de activos.

José Dionisio, abogado de Yenifer Paredes -cuñada de 26 años del mandatario y quien fue criada desde niña como hija por la pareja presidencial- dijo a la radio local RPP que su defendida ingresó a la sede central de la fiscalía para cumplir con la decisión judicial. No dio detalles sobre dónde pernoctó ni dónde estaba durante la intervención policial de la víspera.

La entrega de Paredes ocurrió después de que Benji Espinoza, el principal abogado del equipo defensor del presidente y de su esposa Lilia Paredes, renunció sin precisar los motivos.

Un video de la televisora local N mostró a Yenifer Paredes ingresando a la sede de la fiscalía. Siguen en la clandestinidad otros dos miembros del círculo presidencial, un sobrino y el exministro de Transportes Juan Silva.

La fiscalía acusa a Castillo, a varios familiares, al actual ministro de Transportes Geiner Alvarado y a un alcalde del pueblo donde vivía el mandatario de integrar un grupo criminal. La coordinadora sería la primera dama y los testaferros tres cuñados del mandatario, incluida Yenifer Paredes. En tanto, las empresas de fachada serían propiedad de personas cercanas a la familia presidencial.

La fiscalía presume que Yenifer Paredes ayudó al dueño de una de las supuestas empresas de fachada a obtener obras públicas pese a no tener la capacidad económica para garantizar la ejecución de las obras ni la experiencia.

La policía había buscado a Yenifer Paredes en la casa de una prima en Lima y en su domicilio rural en los Andes de Cajamarca, donde fue criada desde niña por la pareja presidencial cuando su madre murió. La justicia también ordenó detener a otros integrantes de la presunta red.

Castillo, quien suma al momento cinco investigaciones fiscales -la mayoría por corrupción- niega todas las acusaciones y afirma que existe una persecución irracional en su contra. Gobierna desde hace un año y su mandato terminará en 2026.