Michels será candidato republicano a gobernador de Wisconsin

Tim Michels, un adinerado empresario respaldado por el expresidente Donald Trump, ganó el martes las primarias republicanas a gobernador de Wisconsin y se enfrentará al actual gobernador, el demócr...

Tim Michels, un adinerado empresario respaldado por el expresidente Donald Trump, ganó el martes las primarias republicanas a gobernador de Wisconsin y se enfrentará al actual gobernador, el demócrata Tony Evers, en un duelo que podría marcar las elecciones en un estado en disputa.

Michels derrotó a la ex vicegobernadora Rebecca Kleefisch, que tenía el apoyo del ex vice presidente Mike Pence y de republicanos tradicionales como el exgobernador Scott Walker.

En su discurso de la victoria, Michels dijo que su campaña se centraría en defender a la gente trabajadora de Wisconsin. Han sido abandonados por el Partido Demócrata, que sólo quiere centrarse en temas sociales. Prometió priorizar el empleo y la economía.

La campaña de Evers describió a Michels como el candidato más extremo y divisivo posible, uno que le dirá cualquier cosa a Donald Trump sólo para conservar su apoyo.

Tanto Michels como Kleefisch afirmaron falsamente que las elecciones presidenciales de 2020 estaban amañadas, una mentira que ha impulsado Trump con la esperanza de revertir su derrota ante Joe Biden. Michels dijo que retirar la certificación de los comicios no era una prioridad, pero que todo estará sobre la mesa. También defiende otros cambios electorales como desmantelar la comisión bipartidista que gestiona las votaciones en Wisconsin.

La pugna era un nuevo combate indirecto entre Trump y Pence, antes aliados y que han apoyado a candidatos rivales en otros estados en disputa en sus esfuerzos por llevar al Partido Republicano en direcciones opuestas.

Las votaciones del martes se celebraban al día siguiente de que agentes del FBI registraran la propiedad de Trump en Mar-a-Lago dentro de una investigación sobre si se llevó documentos clasificados de la Casa Blanca a su residencia en Florida, según dijeron a The Associated Press dos personas familiarizadas con el asunto.

En las primarias demócratas al Senado, el vicegobernador Mandela Barnes ganó la candidatura para enfrentarse al senador republicano Ron Johnson, uno de los defensores más explícitos de Trump, después de que los principales rivales de Barnes se retirasen a finales del mes pasado. Era una de las últimas pugnas en formalizarse de cara a las elecciones generales de noviembre, cuando estará en juego un Senado ahora dividido al 50%. Los demócratas ven Wisconsin como una de sus mejores oportunidades para ganar un escaño.

El republicano más poderoso de Wisconsin, el presidente de la Asamblea estatal, Robin Vos, se impuso a un aspirante apoyado por Trump. Vos, que rechazó las presiones del expresidente para retirar la certificación a los resultados electorales de 2020, dijo que su victoria demostraba que no tienen que ser un perro faldero o lo que sea que diga Donald Trump.

Los resultados del martes tenían consecuencias más allá de Wisconsin, un estado dividido casi a la mitad entre republicanos y demócratas y donde los comicios de media legislatura se ven como un adelanto de las elecciones presidenciales de 2024. La persona elegida como gobernador este otoño estará en el cargo durante las presidenciales y podrá refrendar o vetar cambios en la ley electoral aprobados por la cámara estatal, dominada por republicanos. Además, el próximo gobernador y su senador federal podrán influir en decisiones de temas como aborto, educación e impuestos.

Somos un estado dividido a la mitad, de modo que por definición, cualquier votación en Wisconsin se decidirá por unos pocos puntos porcentuales de una forma u otra, dijo el exgobernador Jim Doyle, demócrata. Y esos pocos puntos porcentuales en Wisconsin bien podrían determinar el rumbo del país en los próximos años.

En otras primarias del martes, una candidata con apoyo de Trump ganó la candidatura republicana al Senado en Connecticut, un estado que fue durante años un bastión de la corriente tradicional del partido. Leora Levy obtuvo el apoyo de Trump la semana pasada y se enfrentará al senador demócrata Richad Blumenthal, con dos legislaturas de experiencia.

Los votantes en Vermont -el único estado que nunca ha tenido una mujer en su delegación en el Congreso- eligieron a una mujer, Becca Balint, como candidata demócrata al único escaño del estado en la Cámara de Representantes. Es la favorita a sustituir al representante Peter Welch, que obtuvo la candidatura demócrata al escaño del Senado que ocupó durante años Patrick Leahy, que se retira. Y los republicanos de Minnesota eligieron al doctor Scott Jensen, escéptico de las vacunas contra el COVID-19 y respaldado por el Partido Republicano del estado, para enfrentarse al gobernador Tim Walz.

Pero las votaciones más seguidas eran las de Wisconsin, donde Trump ha mantenido su presión para reclamar que se cancele la victoria electoral del presidente Joe Biden en 2020. Biden ganó por casi 21.000 votos, cuatro años después de que Trump ganara por poco en el estado por un margen similar. El resultado de 2020 ha sido respaldado por dos recuentos parciales, una auditoría no partidista, un análisis de una firma legal conservadora y varias demandas.

___

Burnett informó desde Chicago. La periodista Gretchen Ehlke contribuyó desde Thiensville, Wisconsin.