Alaska experimenta incendios forestales como nunca antes

Alaska arde este año de maneras rara vez vistas, desde un enorme incendio en la región sureste donde las conflagraciones son sumamente inusuales, hasta un par de incendios que devoraron bosques y pr...

Alaska arde este año de maneras rara vez vistas, desde un enorme incendio en la región sureste donde las conflagraciones son sumamente inusuales, hasta un par de incendios que devoraron bosques y provocaron humo que se extendió hasta la comunidad de Nome, en el mar de Bering, contaminando el aire.

En lo que va del año, se han registrado 530 incendios en un área del tamaño de Connecticut y lo peor de la temporada de incendios está por venir. Si bien se han perdido pocas propiedades, algunos residentes se han visto obligados a evacuar y una persona murió: Un piloto de helicóptero el mes pasado después de que su aeronave se desplomó mientras intentaba llevar una carga de equipo para los bomberos.

Las lluvias recientes han ayudado, pero los pronósticos a largo plazo muestran un patrón similar al de 2004, cuando las precipitaciones de julio abrieron paso a sistemas de alta presión, días calurosos, poca humedad y truenos que provocaron el peor en número de incendios en Alaska.

En 2004, la cantidad de terreno incendiado para mediados de julio es muy similar a la de este año. Pero cuando culminó la temporada de incendios, las llamas habían consumido 26.304 kilómetros cuadrados (10.156 millas cuadradas).

La frecuencia de estas temporadas intensas se ha duplicado respecto a lo que fue en la segunda mitad del Siglo XX, dijo Rick Thomas, especialista en clima del Alaska Center for Climate Assessment and Policy en el Centro Internacional de Investigación írtica de Alaska. Y no hay motivo para pensar que no va a continuar.

Las olas de calor y sequías, que están empeorando debido al cambio climático, han hecho que los incendios forestales sean más frecuentes, destructivos y difíciles de combatir en muchos lugares. Este mes, incendios forestales arden en Portugal, España, Francia, Inglaterra y Alemania, que han registrado temperaturas históricamente elevadas.

California ha registrado sus incendios forestales más grandes, destructivos y letales en los últimos cinco años y ante la intensa sequía en el estado, las autoridades se preparan para lo que podrían ser más meses con llamas y humo.