Desisten de acusar de sobornos a coronel retirado de EEUU

Fiscales federales de Estados Unidos retiraron la acusación a un coronel del ejército retirado y un empresario al aparecer nueva evidencia días antes de que los juzgaran por segunda vez debido a de...

Fiscales federales de Estados Unidos retiraron la acusación a un coronel del ejército retirado y un empresario al aparecer nueva evidencia días antes de que los juzgaran por segunda vez debido a denuncias de que se asociaron para pagar sobornos millonarios a funcionarios haitianos.

Los fiscales en Boston retiraron la acusación a Joseph Baptiste y Roger Richard Boncy el lunes por la noche, después que el FBI entregó mensajes hasta ahora desconocidos entre agentes sobre llamadas en 2015 entre Boncy y un agente encubierto que respaldan las declaraciones de inocencia de los acusados.

Baptiste, residente en Fulton, Maryland, y Boncy, un empresario que vivía en España, fueron hallados culpables por un jurado en 2019 de ofrecer sobornos a agentes federales encubiertos que se hacían pasar por posibles inversionistas en un proyecto para construir un puerto en la zona de Mole-Saint-Nicolas, Haití, a un costo de 84 millones de dólares.

Los fiscales dijeron que Baptiste, un dentista militar durante 23 años, y Boncy dijeron a los agentes que enviarían los pagos a los funcionarios haitianos a través de una ONG controlada por Baptiste que supuestamente ayudaba a haitianos pobres. Los fiscales decían que el 5% de los costos del proyecto sería para sobornar a los funcionarios haitianos.

Un juez ordenó en marzo que se realizara un nuevo juicio debido a los errores, omisiones y falta general de diligencia del abogado defensor de Baptiste. El segundo juicio debía comenzar la semana próxima.

Daniel Marx, el abogado de Baptiste, dijo que su cliente jamás pagó un centavo de sobornos ni aceptó hacerlo. Otro abogado de Baptiste, William Fick, acusó a los agentes del FBI de argumentar con exageraciones prejuiciosas sobre la corrupción generalizada en Haití.

Esos agentes no sabían nada sobre Haití, un país al que jamás habían viajado, dijo Fick en una declaración por email. Los agentes jamás hablaron con los funcionarios a los que supuestamente se ofrecieron sobornos ni se les ocurrió pensar que su operación encubierta podría arruinar un proyecto que mejoraría la vida de incontables haitianos.

Un vocero de la oficina del FBI en Boston se negó a hacer declaraciones el martes.