Alertan a Tokio de pico energético por una ola de calor

El gobierno japonés alertó de posibles cortes de luz el lunes en la región de Tokio y pidió a la gente que ahorrase energía mientras el país sufría una inusual ola de calor.

El gobierno japonés alertó de posibles cortes de luz el lunes en la región de Tokio y pidió a la gente que ahorrase energía mientras el país sufría una inusual ola de calor.

Los responsables meteorológicos han anunciado el final más temprano de la temporada anual de lluvias estivales desde que la Agencia Meteorológica de Japón inició los registros en 1951. Las lluvias suelen aliviar el calor del verano, a menudo hasta bien entrado julio.

El Ministerio de Economía e Industria instó a la población en la zona a la que da servicio la Tokyo Electric Power Co. a ahorrar energía por la tarde, especialmente en el pico de demanda entre las 4 y las 5 de la tarde.

Kaname Ogawa, director de suministro eléctrico en el Ministerio, dijo que la demanda de electricidad el lunes era mayor de lo esperado porque la temperatura era superior a la previsión del domingo.

Nos afecta un calor inusual para la temporada, dijo Ogawa. Por favor, cooperen y ahorren tanta energía como sea posible.

Sin embargo, Ogawa señaló que la gente debía utilizar el aire acondicionado de forma apropiada y tomar precauciones contra los golpes de calor.

TEPCO esperaba recibir aportes de la Tohoku Electric Power Co., que da servicio a las prefecturas norteñas del país, para aliviar el pico de demanda.

El archipiélago japonés ha documentado temperaturas récord para junio en algunos lugares. En Isezaki, en el norte de Tokio, la temperatura alcanzó los 40,2 grados Celsius (104,4 Fahrenheit) el sábado, la más alta jamás registrada en junio.

Más de 250 personas fueron trasladadas a hospitales en Tokio durante el fin de semana para ser atendidas por golpe de calor, según el diario Mainichi.

El suministro eléctrico está relativamente ajustado después de que Japón dejara en suspenso la mayoría de sus reactores nucleares tras las fusiones de 2011 en Fukushima. También ha ido cerrando viejas plantas de carbón para alcanzar sus compromisos de reducción de emisiones de dióxido de carbono.

Japón también enfrenta una posible escasez de combustibles fósiles, en medio de las sanciones a Rusia por su invasión de Ucrania.