Rusia ataca Kiev, consolida avances en el este de Ucrania

Rusia atacó la capital de Ucrania el domingo de madrugada y golpeó al menos dos edificios residenciales, según dijo el alcalde de Kiev, Vitali Klitschko, mientras tropas rusas consolidaban sus avan...

Rusia atacó la capital de Ucrania el domingo de madrugada y golpeó al menos dos edificios residenciales, según dijo el alcalde de Kiev, Vitali Klitschko, mientras tropas rusas consolidaban sus avances en el este del país.

Periodistas de Associated Press en Kiev vieron rescatistas que combatían fuegos y rescataban a civiles. Dos heridos fueron hospitalizados, dijo Klitschko.

Según datos preliminares, se lanzaron 14 misiles contra Kiev y la región de Kiev, indicó en un mensaje en la app de mensajería Telegram el parlamentario ucraniano Oleksiy Goncharenko.

Hasta el ataque del domingo por la mañana, Kiev llevaba desde el 5 de junio sin sufrir ataques aéreos rusos así.

Entre tanto, fuerzas rusas intentaban tomar el último bastión ucraniano en la región oriental de Luhansk aprovechando el impulso tras tomar el sábado las ruinas calcinadas de Sievierodonetsk y la planta química donde se habían atrincherado cientos de civiles y tropas ucranianas.

Rusia también lanzó el sábado decenas de misiles contra zonas de todo el país lejos del este, donde se concentran los combates. Algunos de los misiles se lanzaron desde bombarderos rusos Tu-22 de largo alcance desplegados por primera vez desde Bielorrusia, según el comando aéreo ucraniano.

El bombardeo se produjo antes de una reunión entre el presidente de Rusia, Vladimir Putin, y el presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, en la que Putin anunció que Rusia tenía previsto proporcionar a Bielorrusia el sistema de misiles Iskander-M.

El vocero del Ministerio ruso de Defensa Igor Konashenkov dijo el sábado por la noche que fuerzas rusas y separatistas con apoyo de Moscú controlaban ya Sievierodonetsk y los poblados circundantes. El intento de las fuerzas ucranianas de convertir la planta de Azot en un testarudo centro de resistencia se había visto frustrado, añadió.

Serhiy Haidai, gobernador de la provincia de Luhansk, dijo el viernes que las tropas ucranianas se retiraban de Sievierodonetsk tras semanas de bombardeos y combates casa por casa. El sábado confirmó que la ciudad había caído ante combatientes rusos y separatistas, que según dijo ahora intentaban bloquear desde el sur la ciudad vecina de Lysychansk. La ciudad se encuentra al otro lado del río, al oeste de Sievierodonetsk.

La agencia noticiosa rusa Interfax citó a un vocero de las fuerzas separatistas, Andrei Marochko, que dijo que tropas rusas y combatientes separatistas habían entrado en Lysychansk y había combates en el centro de la ciudad. En un primer momento no había reacción inmediata en el lado ucraniano a esas declaraciones.

Lysychansk y Sievierodonetsk han concentrado la ofensiva rusa para tomar todo el Donbás y destruir a las unidades militares ucranianas que las defienden, las más capaces y experimentadas de las fuerzas armadas del país.

Capturar Lysychansk daría a los rusos el control de todas las poblaciones importantes de la provincia, un paso significativo para el objetivo ruso de tomar todo el Donbás. Fuerzas rusas y separatistas controlan en torno a la mitad de Donetsk, la otra provincia del Donbás.