Migrantes intentan cruzar a enclave español desde Marruecos

Docenas de migrantes intentaron saltar la cerca que separa Marruecos de la ciudad española de Melilla el viernes, en la primera incursión de este tipo desde que Madrid y Rabat repararon sus relacion...

Docenas de migrantes intentaron saltar la cerca que separa Marruecos de la ciudad española de Melilla el viernes, en la primera incursión de este tipo desde que Madrid y Rabat repararon sus relaciones diplomáticas el mes pasado.

Alrededor de 400 personas intentaron entrar al enclave español del norte de ífrica, pero muchas fueron retenidas por la Guardia Civil española y por las fuerzas marroquíes al otro lado de la valla, explicó un vocero de la delegación del gobierno en Melilla.

Quienes lograron cruzar acudieron a un centro de migrantes, donde las autoridades estaban evaluando sus casos.

Varios cientos de personas seguían esperando en el lado marroquí, apuntó el vocero, que habló bajo condición de anonimato en cumplimiento con las normas gubernamentales.

A veces, las personas que huyen de la pobreza y la violencia suelen participar en intentos masivos de entrada a Melilla y al otro enclave español en el norte del continente, Ceuta, como trampolín para llegar a la Europa continental.

España suele confiar en las autoridades marroquíes para mantener a los migrantes lejos de la frontera.

A principios de marzo, más de 3.500 personas intentaron escalar la doble cerca perimetral de 6 metros (20 pies) de altura que rodea la ciudad, y casi 1.000 lograron saltarla, de acuerdo con las autoridades españolas.

Los cruces del viernes fueron los primeros desde que las relaciones entre los dos países mejoraron en marzo, tras un año de tensiones centradas en el Sáhara Occidental, una antigua colonia española que Marruecos se anexionó en 1976.

Marruecos suavizó sus controles en torno a Ceuta el año pasado, lo que permitió la llegada de miles de migrantes al territorio español. La medida fue considerada una represalia por la decisión de Madrid de permitir que el líder del Frente Polisario, el movimiento independentista del Sáhara Occidental, recibiese tratamiento contra el COVID-19 en un hospital español.

Las tensiones entre las dos naciones comenzaron a mejorar a principios de año luego de que España respaldó el plan marroquí de conceder una mayor autonomía a la región, donde los activistas buscan la plena independencia.