Parlamento de Irak juramenta a nuevos legisladores

El Parlamento de Irak juramentó el jueves a nuevos legisladores, en reemplazo de 73 que renunciaron colectivamente este mes en medio de un profundo impasse político sobre la formación del nuevo gob...

El Parlamento de Irak juramentó el jueves a nuevos legisladores, en reemplazo de 73 que renunciaron colectivamente este mes en medio de un profundo impasse político sobre la formación del nuevo gobierno.

La renuncia de los seguidores del político chií más influyente, el clérigo Muqtada al-Sadr, sumió el país en más incertidumbre, luego de comicios el 10 de octubre que le dieron a al-Sadr el mayor bloque en el Parlamento.

Aunque emergió como ganador, al-Sadr no pudo armar una coalición que pueda formar un gobierno de mayoría. Ha estado trabado en una lucha por el poder con rivales chiíes apoyados por Irán.

Hace dos semanas, les ordenó a los legisladores de su bloque parlamentario que renunciasen en un esfuerzo para romper el estancamiento de ocho meses. Ese paso sin precedentes creó un caos en el panorama político iraquí.

De acuerdo con la ley, si un escaño en el Parlamento queda vacante, el candidato que obtiene el segundo número mayor de votos en su distrito electoral lo cubre. En este caso, eso hizo a los oponentes de al-Sadr en la llamada Estructura de Coordinación, una coalición encabezada por partidos chiíes pro-Irán, la mayoría, con 122 escaños.

Deja a al-Sadr fuera del parlamento por primera vez desde el 2005 y les permite a las facciones proiraníes determinar la composición del próximo gobierno.

Hoy, se ha completado el primer paso, que es la juramentación de los diputados remplazantes, dijo el legislador Muhammad Saadoun Sayhod, de la coalición Imperio de la Ley, representada en la Estructura.

Comenzaremos ahora el proceso de elegir el presidente y nombrar el primer ministro de entre la Estructura de Coordinación, dijo, y añadió que espera que la formación del nuevo gobierno comience pronto.

No hubo una reacción inmediata de al-Sadr a la juramentación de los nuevos legisladores. El estancamiento político ha causado temores de nuevas protestas y choques callejeros entre partidarios del clérigo y sus rivales chiíes.