Sobrevivientes trabajan sin equipos tras sismo en Afganistán

ofreció sus condolencias por el sismo y prometió ayuda. En la víspera, el mandatario ordenó a USAID y a otros socios del gobierno federal que evalúen las opciones de respuesta de Estados Unidos p...

ofreció sus condolencias por el sismo y prometió ayuda. En la víspera, el mandatario ordenó a USAID y a otros socios del gobierno federal que evalúen las opciones de respuesta de Estados Unidos para ayudar a los más afectados, indició la Casa Blanca en un comunicado.

El sismo tuvo epicentro en la provincia de Paktiká, a unos 50 kilómetros (31 millas) al suroeste de la ciudad de Jost, según el Departamento de Meteorología de la vecina Pakistán. Los expertos afirmaron que tuvo una profundidad de apenas 10 kilómetros (6 millas). Los terremotos poco profundos suelen causar más daños.

El número de decesos reportados por la agencia noticiosa Bakhtar es similar al del sismo de 2002 registrado en el norte. Son los dos peores desde 1998, cuando otro temblor, también de 6,1, y sus réplicas en el noreste del país se cobraron las vidas de al menos 4.500 personas.

El terremoto del miércoles se registró en una zona propensa a los deslaves y con varias construcciones viejas y frágiles.

En el distrito de Speray, en la vecina provincia de Jost, que también registró daños graves, varios hombres estaban sobre lo que antes era una casa de barro. El movimiento telúrico había arrancado las vigas de madera. La gente estaba sentada al aire libre, bajo una tienda de campaña improvisada con una manta que se mecía con la brisa.

Los sobrevivientes prepararon rápidamente a los muertos del distrito, entre los que había niños y un bebé. Las autoridades temen que en los próximos días puedan aparecer más fallecidos.

Es difícil recopilar toda la información exacta porque es una zona montañosa", dijo Sultan Mahmood, jefe del distrito de Speray. La información que tenemos es la que hemos recopilado de los residentes en esas zonas.

___

Los periodistas de The Associated Press Jon Gambrell en Dubái, Emiratos írabes Unidos, y Rahim Faiez y Munir Ahmed en Islamabad, Pakistán, contribuyeron a este despacho.