EEUU por anunciar nuevas reglas para proteger a las ballenas

Las autoridades federales en Estados Unidos se pasaron los últimos años analizando reglas para la industria de transporte marítimo y ahora están a punto de dar a conocer nuevas directrices para pr...

Las autoridades federales en Estados Unidos se pasaron los últimos años analizando reglas para la industria de transporte marítimo y ahora están a punto de dar a conocer nuevas directrices para proteger a una especie de ballena en peligro de extinción.

La Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA por sus siglas en inglés) ha estado revisando las regulaciones de velocidad que usa para proteger a la llamada ballena franca glacial y, de acuerdo con la portavoz Allison Ferreira, la agencia publicará las reglas propuestas en las próximas semanas. Tras la publicación comenzará un período de comentarios de la ciudadanía.

Los ambientalistas han presionado desde hace tiempo a favor de reglas más estrictas para proteger a estas ballenas, de las que existen menos de 340 y que son vulnerables a colisiones con barcos grandes. Su población ha caído en años recientes debido a alta mortalidad y poca reproducción

Esas son las dos principales amenazas a la especie: colisiones con buques y quedar trabadas en redes, afirmó Kristen Monsell, abogada del Centro para Diversidad Biológica.

Las nuevas reglas pudieran expandir las protecciones existentes para las ballenas que actualmente están protegidas por una red de zonas lentas que requieren que los barcos transiten a poca velocidad para evitar colisiones con los cetáceos.

Algunas de esas zonas son obligatorias, mientras que otras son voluntarias. Los ambientalistas han pedido que todas sean obligatorias y que se creen más zonas. Algunos han llamado a la NOOA a que aplique las mismas reglas a barcos menores de 19,8 metros (65 pies) de eslora, el límite actual.

Más de 50 de las ballenas fueron golpeadas por barcos entre la primavera de 1999 y la de 2018, según documentos de la NOOA. Las colisiones no son siempre fatales, pero los defensores de la fauna han advertido que las colisiones no fatales pueden causar que las ballenas no se reproduzcan.

Las ballenas francas fueron abundantes alguna vez en la costa este de Estados Unidos, pero fueron diezmadas en la era de la pesca comercial.