Autoridades europeas estudian misteriosos ataques en clubes

Más de 300 personas en toda Francia denunciaron haber recibido pinchazos imprevistos en clubes nocturnos o conciertos en los últimos meses. Médicos y fiscales se están ocupando del caso, pero nadi...

Más de 300 personas en toda Francia denunciaron haber recibido pinchazos imprevistos en clubes nocturnos o conciertos en los últimos meses. Médicos y fiscales se están ocupando del caso, pero nadie sabe quién lo hace ni por qué, ni si a las víctimas les han inyectado drogas o alguna otra sustancia.

Los propietarios de los locales de ocio y la policía están tratando de concienciar a la población y, recientemente, un rapero interrumpió su espectáculo para advertir a los asistentes del riesgo de ataques sorpresa con agujas.

Pero no solo ocurre en Francia: el gobierno de Gran Bretaña está estudiando una serie de pinchazos con agujas y las policías de Bélgica y Holanda están investigando casos dispersos.

El pasado 4 de mayo, Tomas Laux, de 18 años, acudió a un concierto de rap en Lille, una ciudad del Norte de Francia, donde fumó algo de marihuana y tomó un poco de alcohol durante el espectáculo. Cuando llegó a su casa, según contó a The Associated Press, se sentía mareado y tenía dolor de cabeza, y se vio un pequeño y extraño pinchazo en su brazo y un hematoma.

A la mañana siguiente, como los síntomas no remitían, acudió al médico, que le aconsejó ir a urgencias. Los doctores confirmaron la evidencia del pinchazo y Laux se sometió a pruebas de VIH y hepatitis. Sus resultados fueron negativos, como los de otras víctimas hasta el momento.

He dejado de ir a conciertos desde que ocurrió", afirmó Laux.

A cientos de kilómetros (millas) de distancia, Leanne Desnos relató una experiencia similar tras acudir a un club en la ciudad suroccidental de Burdeos en abril. Desnos, que también tiene 18 años, se desmayó al día siguiente, además de sentirse indispuesta y con sofocos mientras estaba en un restaurante de comida chatarra. Cuando llegó a casa, se dio cuenta de que tenía la marca de una inyección en su brazo. Tras ver otros testimonios de los misteriosos pinchazos en las redes sociales, acudió a una clínica para someterse a pruebas de posibles infecciones. Sigue a la espera de los resultados.

Gente en París, Toulouse, Nantes, Nancy, Rennes y otras ciudades de toda Francia han reportado haber sido pinchados con una aguja sin su conocimiento o autorización. Los individuos atacados, en su mayoría mujeres, tienen marcas visibles de la inyección, normalmente hematomas, y reportan síntomas una sensación de aturdimiento.

La policía francesa dice que 302 personas han presentado denuncias formales por casos similares. Hay varias investigaciones policiales abiertas en distintas regiones, pero por el momento no se ha detenido a ningún sospechoso, no se han encontrado las agujas y los motivos siguen sin estar claros.

Ninguna víctima reportó abusos sexuales y, en Grenoble, un afectado dijo que le habían robado en abril, según el diario Le Monde.

___

Los periodistas de The Associated Press Sylvia Hui en Londres y Samuel Petrequin en Bruselas contribuyeron a este despacho.