Nuevo ciberataque afecta sistemas de seguridad en Costa Rica

Un nuevo ciberataque obligó el martes a la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) a apagar todos sus sistemas informáticos para evitar el secuestro de sus bases de datos.

Un nuevo ciberataque obligó el martes a la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) a apagar todos sus sistemas informáticos para evitar el secuestro de sus bases de datos.

Así lo detalló el presidente de la CCSS, ílvaro Ramos, quien aseguró que el apagón oportuno de todos los sistemas evitó que la información fuese encapsulada y secuestrada por los ciberdelincuentes, tal y como ocurrió semanas atrás con los ataques que se atribuyó el grupo Conti, afín a Rusia.

Esta vez, aseguró Ramos, no hay un grupo que se atribuya el ataque ni haya solicitado recompensa, lo que identificó como un indicio de que los atacantes no lograron cifrar los datos.

Según la CCSS, solo han identificado 30 de sus más de 1.500 servidores como infectados con el ransomware que identificaron como Hive, que sería distinto al utilizado por Conti en sus ataques anteriores a entidades del gobierno en Costa Rica.

La base de datos de planillas, la de pensiones, no tienen afectación. Tenemos 300 informáticos trabajando en esto, también hemos tenido afectación en equipos de usuario final, dijo el gerente general de la CCSS, Roberto Cervantes.

Sin embargo, el apagón de los servidores de la seguridad social costarricense sí impactó los diversos servicios que brinda la entidad, por ejemplo, en el otorgamiento de citas y el uso de expedientes médicos.

Roger González, publicista pensionado y residente en la zona de Curridabat, al este de San José, comentó a The Associated Press que al acudir hoy a una cita médica programada se encontró con que los sistemas estaban caídos y todos los trámites los tuvo que hacer en papel. Lo primero que nos dijo el guarda era que no había sistema, que esperara a la doctora porque lo van a atender con el expediente físico, no con la computadora, porque no quieren encenderlas para que se expanda el virus, afirmó González.

El paciente aseguró que le indicaron que no podría retirar medicamentos en farmacia del centro de salud al menos en los próximos dos días, mientras que un electrocardiograma que se le debía programar quedará pendiente hasta que los sistemas estén reestablecidos.

El apagón también impedirá que el gobierno costarricense registre adecuadamente en estos días los nuevos casos del coronavirus COVID-19, cuyos datos nuevos no estarán disponibles de momento, según confirmó el Ministerio de Salud. Esta falta de información además impide emitir ordenes sanitarias para el aislamiento de los casos confirmados, justo en momentos en que Costa Rica enfrenta un repunte de infecciones.

Costa Rica pasó de registrar 437 nuevos contagios de COVID-19 el 24 de abril a 2.238 un mes después, según datos oficiales.

Las autoridades de la CCSS aseguraron que esperan restablecer los servicios en los próximos días, mientras que la campaña de vacunación contra se sigue desarrollando con normalidad.

Distinta es la suerte que ha tenido el Ministerio de Hacienda de Costa Rica, que tras los declarados ataques del grupo Conti y su software del mismo nombre ocurridos a finales de abril, aún no logran reestablecer los sistemas para el cobro de impuestos y trámites de aduanas.